Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Botín considera que el Banco de España debe tener capacidad de actuar sin interferencias

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, saluda a los accionistas momentos antes del comienzo de la Junta General de esta entidad, que se ha celebrado hoy en el Palacio de Exposiciones de la capital cántabra. EFEtelecinco.es
El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, consideró hoy que si fuera necesario intervenir alguna entidad financiera como consecuencia de la crisis "el Banco de España debe tener plena capacidad de actuar sin interferencias políticas".
En su discurso ante la Junta General Ordinaria de Accionistas del Grupo, Botín explicó que, además, estas posibles intervenciones, en caso de producirse, deben hacerse "con sentido de anticipación, caso por caso y con el correspondiente plan de reestructuración de la entidad que lo necesite", medidas que deben ser promovidas y tuteladas por el Banco de España.
El presidente del primer grupo financiero español alabó la labor supervisora que realiza el Banco de España y el papel "decisivo" que ha jugado el establecimiento de las provisiones genéricas.
"Es muy significativo -aseguró- que los sistemas bancarios que mejor han resistido la crisis sean precisamente los que han tenido una supervisión bancaria más estricta y una mayor capacidad de anticipación", como ha ocurrido en España, donde las necesidades de intervención pública "han sido mínimas", así como sus efectos en el contribuyente.
Botín consideró que "probablemente hayamos visto ya lo peor de esta crisis financiera" y argumentó que basa su confianza en la mejora "sustancial de la liquidez en los mercados bancarios, en la recapitalización de las entidades financieras" y en la corrección a la baja de "los diferenciales de riesgo en los principales productos financieros".
El modelo de hacer banca del Santander "está siendo un claro ganador en esta crisis", ya que "nos ha colocado entre los tres primeros bancos del mundo por beneficios" y ha salido "muy reforzado" en estas circunstancias difíciles".
Siempre hemos dado mucha importancia al capital y las provisiones, porque permiten resistir en tiempos de crisis y dar solidez a una entidad, y por eso realizamos el pasado noviembre una ampliación de capital de 7.195 millones de euros, que tuvo una "excelente acogida", agradeció Botín, arrancando una fuerte salva de aplausos del público.
Hoy, el Banco Santander está entre los bancos mejor capitalizados del mundo, está valorado en 13.500 millones de euros más que antes de la ampliación y dispone de 6.000 millones de euros en provisiones genéricas, que le aportan "un amplio margen para los dos próximos años" y garantizan "nuestros resultados y nuestra base de capital".
En ese sentido, adelantó que la entidad espera obtener en 2009 un beneficio neto recurrente equivalente al de 2008, de 8.876 millones de euros, así como mantener la cuantía del dividendo repartido con cargo al resultado del año pasado, que ascendió al 50% del beneficio o 4.812 millones de euros.
Botín pidió autorización a los accionistas para realizar una ampliación de capital de 1.000 millones de euros, para atender a aquellos que opten por cobrar el segundo dividendo de 2009 en acciones nuevas exentas de tributación, como fue propuesto el mes pasado.
Sobre la evolución bursátil del banco, Botín señaló que los títulos del Santander "han sido afectados en exceso por un sentimiento adverso general de los mercados hacia las entidades financieras" y expresó su confianza en que las acciones del Santander reflejen "a medio plazo" el verdadero valor del Grupo.
Asimismo, Botín mostró su satisfacción por el avance logrado en dos áreas muy importantes para el Grupo: el Reino Unido y Brasil.