Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil reduce su previsión de crecimiento para 2010 al 3 ó 4 por ciento

El Gobierno brasileño, que esperaba para el 2010 un crecimiento económico del 4,5%, trabaja ahora con la hipótesis de que la expansión solo será el año próximo del "3 ó 4%", declaró hoy el ministro de Hacienda, Guido Mantega.
Durante una comparecencia al Senado, el ministro también admitió que durante el primer trimestre de este año la economía ha tenido "un crecimiento negativo" por una "fuerte caída de la actividad", aunque declinó ofrecer proyecciones y prefirió esperar los datos oficiales consolidados, que serán conocidos el 9 de junio próximo.
Ese resultado supondría que Brasil habría entrado en una recesión técnica, pues en el cuarto trimestre del 2008 su economía ya se contrajo un 3,6% del Producto Interno Bruto (PIB).
"Que me disculpen los economistas, pero ese concepto de recesión técnica puede ser adoptado o no", dijo el ministro, quien aseguró que ese dato "no dice nada sobre lo que pasa con la economía ahora o en el trimestre próximo", en el que garantizó que comenzará a haber señales de recuperación.
Mantega mantuvo el discurso optimista del Gobierno y aseguró que, a pesar de las actuales dificultades, Brasil "ha sido el último país" en recibir el impacto de la crisis financiera internacional, así como reiteró que "será uno de los primeros en superarla".
Sostuvo además que "la crisis le ha servido a Brasil como una prueba" y afirmó que "será superada", pues la economía nacional "ya está en proceso de recuperación".
También garantizó que "el país tiene solidez macroeconómica" y eso le permite "hacer una política contra la crisis, que significa reducir intereses en vez de aumentarlos y elevar la oferta de crédito, en vez de recortarla".
Según el ministro, la confianza de los inversores extranjeros se mantiene y a ello se debe en parte a la revalorización del real ante el dólar y el elevado ritmo de negocios en la Bolsa de Sao Paulo, que desde enero pasado acumula ganancias cercanas al 40%.
En relación a este año, Mantega evitó hacer proyecciones, pues lo consideró "muy difícil" debido a que aún existe mucha inestabilidad en la economía internacional.
En su opinión, 2009 será un año de "recesión fuerte" en las economías más desarrolladas, pero "la buena noticia es que habrá una recuperación en 2010", que "será más rápida en los países emergentes y más lenta en los más avanzados".