Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'Brexit' obligaría a Reino Unido a renegociar las condiciones de su pertenencia a la OMC

Una hipotética victoria del voto favorable a abandonar la Unión Europea (UE) en el referéndum del próximo 23 de junio forzaría al país, no sólo a negociar una nueva relación comercial con sus antiguos socios, sino a revisar los términos de su pertenencia a la Organización Mundial del Comercio (OMC), según señala el director general de esta institución, Roberto Azevedo, en una entrevista con 'Financial Times'.
"Casi todo el comercio de Reino Unido (con el mundo) tendría que ser de algún modo renegociado", advierte el directivo brasileño de la OMC, quien recuerda que el país se adhirió a la organización bajo los auspicios de la UE y los términos de su membresía han sido perfilados a lo largo de las últimas décadas mediante negociaciones lideradas por Bruselas.
De este modo, Azevedo señala que en caso de que Reino Unido opte por salir de la UE, no se le permitiría "cortar y pegar" estas condiciones y tendría que llegar a acuerdos desde las miles de líneas arancelarias que afectan al conjunto de su cartera comercial, hasta las cuotas de exportaciones agrícolas, subsidios agrícolas o el acceso a otros mercados del que actualmente disfrutan los bancos y compañías de servicios.
"Es extremadamente difícil y complejo negociar estos acuerdos comerciales y también lento", destaca Azevedo. "Incluso si estás en una posición para negociar rapidamente con todos los demás miembros, eso no supone que ellos lo estén, porque tienen sus propias prioridades", añade.
La OMC ya había estimado previamente el coste del 'Brexit' en 9.000 millones de libras (11.855 millones de euros) por los aranceles adicionales sobre las importaciones a Reino Unido, mientras que las exportaciones británicas soportarían 5.500 millones de libras (7.245 millones de euros) en aranceles adicionales.
"El consumidor británico tendrá que pagar estos aranceles. Reino Unido no está en posición de decidir 'no cargar tasas aquí'. Eso es imposible. Es ilegal", afirma Azevedo, quien apunta que la única alternativa para Reino Unido sería retirar todas las barreras para todos los miembros de la OMC, volviéndose una economía libre de aranceles como Singapur. "Es posible, pero también muy improbable", añade.