Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brufau, Imaz y el consejo de Repsol apuestan por el dividendo en acciones

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, así como su consejero delegado, Josu Jon Imaz, y la mayoría de los miembros del consejo de administración de la compañía han optado por recibir acciones como parte de la última edición el programa flexible de reparto del dividendo, como ya hicieron ediciones anteriores.
Esta apuesta por el dividendo en acciones por parte del órgano rector de la petrolera coincide además con un momento en el que la cotización de los títulos de la compañía se encuentra en mínimos debido al castigo en Bolsa por el efecto de la caída en los precios del petróleo.
En concreto, esta opción ha sido elegida tanto por Brufau e Imaz como por los dos representante de CaixaBank en el consejo de Repsol, Isidro Fainé y Gonzalo Gortázar, así como por el secretario del consejo, Luis Suárez de Lezo.
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, compañía que posee una participación del 9% de Repsol, también ha optado por esta opción, al igual que la mayoría del resto de miembros del consejo.
En el caso de Brufau, su decisión de acudir a la ampliación de capital le permite elevar en 19.668 acciones su participación en Repsol, que asciende a 452.406 títulos, equivalentes a un 0,031% del capital.
Por su parte, Imaz se ha hecho con 4.079 nuevos títulos de la petrolera tras optar por percibir el dividendo en acciones de la compañía, con lo que pasa a poseer un total de 93.829 acciones, equivalentes al 0,007% del capital.
En la última edición del dividendo flexible de Repsol, el 65,08% del capital de la compañía optó por recibirlo en forma de nuevas acciones, frente al 34,92% que se decantó por la opción del efectivo.
La compañía ofrecía la opción de recibir el dividendo o bien en forma de nuevas acciones, a razón de una por cada 22 antiguas, o bien en efectivo, a un precio de 0,466 euros por título.