Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas acusa a Brasil y Argentina de poner en marcha medidas proteccionistas

La Comisión Europea ha acusado este lunes a Brasil, Argentina y Rusia de poner en marcha medidas proteccionistas que dañan el comercio internacional y ponen en riesgo la recuperación, como el aumento de los aranceles a los productos importados o las iniciativas que obligan a utilizar productos locales.
El Ejecutivo comunitario sostiene en un informe que en el último año se han introducido un total de 150 nuevas restricciones al comercio, mientras que sólo se han desmantelado 18. Desde que Bruselas inició su vigilancia en octubre de 2008, se han puesto en marcha casi 700 nuevas medidas proteccionistas.
"Todos nosotros debemos cumplir nuestra promesa de combatir el proteccionismo. Es preocupante ver que todavía se están adoptando tantas medidas restrictivas y que casi ninguna se cancela", ha dicho el comisario de Comercio, Karel De Gucht, en un comunicado.
El proteccionismo comercial es uno de los asuntos en la agenda de la cumbre del G-20 que se celebra en San Petersburgo el 5 y el 6 de septiembre.
Según el informe de Bruselas, durante el último año ha habido un "fuerte incremento" en el uso de medidas aplicadas directamente en la frontera, especialmente en forma de fuertes aumentos de los aranceles. Brasil, Argentina, Rusia y Ucrania son los países que han subido más las tarifas.
También se han puesto en marcha medidas para obligar a utilizar productos locales y a relocalizar industrias, especialmente en los procedimientos de licitación pública. Brasil es el responsable de un tercio de las medidas detectadas en este campo, seguido por Argentina e India.
Además, algunos países, especialmente Brasil e Indonesia, continúan protegiendo a sus industrias nacionales de la competencia extranjera. Finalmente, el Ejecutivo comunitario denuncia la aplicación de medidas de estímulo para facilitar las exportaciones que distorsionan la competencia.