Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas insta al nuevo Gobierno francés a acelerar las reformas estructurales

La Comisión Europea ha instado al nuevo Gobierno francés a "acelerar" las reformas estructurales necesarias para apuntalar el crecimiento y el empleo en el país después de subrayar el compromiso del primer ministro de mantener la senda de las reformas tras la remodelación.
"No voy a comentar la composición del nuevo Gobierno. Es un asunto evidentemente interno", ha manifestado en rueda de prensa el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea, Simon O*Connor.
El primer ministro francés, Manuel Valls, ha optado por mantener el grueso de su Gabinete intacto tras la crisis de Gobierno desencadenada este lunes a raíz de las declaraciones contra la política económica de austeridad del Ejecutivo por parte del ministro de Economía, Arnaud Montebourg.
El portavoz comunitario ha subrayado la importancia de que el jefe del Ejecutivo galo ha "confirmado" el compromiso de mantener la senda de las reformas "que son esenciales" para que el país relance su crecimiento y empleo "de forma durable" y consolide "igualmente" sus finanzas públicas.
"No hay tiempo que perder. Es urgente que Francia, no únicamente Francia, algunos otros países en situación similar también, aceleren las reformas estructurales" para apuntalar el crecimiento, la competitividad y el empleo de "forma fuerte y durable", ha insistido O'Connor.
LO IMPORTANTE, EL ESFUERZO ESTRUCTURAL FISCAL
Preguntado si Francia ha comunicado a la Comisión Europea que no cumplirá su objetivo de déficit en 2014 y si está obligada a hacerlo, el portavoz ha restado importancia a este hecho insistiendo en que ya en sus previsiones económicas de primavera anticiparon que "probablemente el objetivo nominal de este año no se cumpliría" y que "lo importante" para ellos a la hora de analizar las finanzas a la luz de las "reglas reformadas" del Pacto de Estabilidad y Crecimiento es "el esfuerzo estructural fiscal".
"Hemos concluido en nuestro último análisis de primavera que Francia estaba intentando hacer el esfuerzo exigido para este año. En otoño revisaremos la situación. Para poder hacer esto hará falta tener compromisos concretos que se presentarán en el proyecto de presupuesto de 2015", ha explicado.
Todos los países de la eurozona deberán presentar antes del 15 de octubre sus proyectos de presupuesto para 2015 al Ejecutivo comunitario, ha recordado O'Connor, que ha precisado que Francia incluso lo remitió el año pasado ya a mediados de septiembre.
El Ejecutivo comunitario tendrá en cuenta estos proyectos de presupuesto a la hora de "preparar" sus previsiones económicas de otoño, que presentará a "principios de noviembre" y ya a "mediados de noviembre" presentará "opiniones detalladas" de cada uno de los presupuestos y su "compatibilidad" con "los objetivos presupuestarios fijados y agregados entre cada Estado miembro y el Consejo Europeo".
"Lo que será fundamental será el respeto del esfuerzo fiscal medido en términos estructurales, tanto para Francia como el resto de Estados miembro, sobre todo los Estados miembro en procedimiento de déficit excesivo", ha concluido, insistiendo en que este es el "elemento clave" para analizar los presupuestos y si cumplen.
"La Comisión está lista evidentemente para apoyar los esfuerzos de Francia en este sentido", ha recalcado el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios.
Preguntado por los próximos contactos entre el Ejecutivo comunitario y el Gobierno francés, el portavoz ha recordado que habrá una oportunidad de "contacto directo" con el presidente francés, François Hollande, en la cumbre extraordinaria de este sábado 30 de agosto y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Jyrki Katainen, tendrá la oportunidad de "ver" al ministro de Finanzas galo, Michel Sapin, en la reunión informal del Ecofin en Milán a mediados de septiembre.