Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas autoriza a Siemens a adquirir el negocio de turbinas de gas y compresores de Rolls-Royce

La Comisión Europea ha autorizado a la empresa alemana Siemens a adquirir el negocio de turbinas de gas de la británica Rolls-Royce, así como sus actividades de compresión y servicios post-venta y su participación del 50% en Rolls Wood Group, que ofrece servicios de mantenimiento de ciertos modelos de turbina de gas aeroderivada, tras comprobar que la transacción propuesta no planteará problemas de competencia en el mercado europeo.
El Ejecutivo comunitario ha dado luz verde a la operación, notificada en junio, tras concluir que no planteará problemas de competencia porque Siemens y Rolls-Royce no son competidores cercanos y en el mercado seguirá habiendo varios de ellos aunque ésta se materialice.
La investigación de la Comisión se ha centrado especialmente en el suministro de turbinas de gas de tamaño pequeño y mediano utilizadas principalmente en los sectores del gas y petróleo y para generar electricidad y de los sets de compresores, que combinan turbinas de gas y compresores sobre todo para los sectores de gas y petróleo, sectores en los que ambas empresas están presentes.
Siemens fabrica únicamente turbinas de gas industriales, mientras que Siemens se centra exclusivamente en turbinas de gas aeroderivadas. En el campo de las turbinas de gas, Siemens y Rolls-Royce no son percibidos como competidores cercanos dado las diferencias tecnológicas de sus productos y por el número de fuertes competidores alternativos, que seguirán activos en el mercado tras la operación.
Respecto a la preocupación de que Siemens pudiera dejar suministrar ciertas turbinas de gas aeroderivadas tras la operación a fabricantes de compresores e impedirles de competir en ciertos proyectos de gas y petróleo en alta mar, el Ejecutivo comunitario ha concluido que los una fuente alternativa para obtener estas turbinas seguirá presente en el mercado y que no es probable que clientes acepten un modelo de compresor que no cumpla plenamente sus requisitos técnicos. Ambos factores, según Bruselas, limitarán significativamente la posibilidad de la nueva entidad de cerrar los suministros de turbinas de gas aeroderivadas a competidores.
El Ejecutivo comunitario también ha concluido que en el caso de los compresores y servicios de turbinas de gas, las posiciones de mercado de ambas partes y los solapamientos son menores.
Por todo ello, la Comisión ha concluido que la operación no planteará problemas de competencia en el mercado.