Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que la cuota adicional de exportaciones de aceite de Túnez no altera el mercado comunitario

La Comisión Europea ha afirmado este martes que la cuota adicional de exportaciones de aceite de oliva procedente de Túnez a la Unión Europea no provoca una alteración en la producción comunitaria y ha subrayado que los primeros datos sobre la evolución de este mercado respaldan la decisión tomada en septiembre.
En ese momento, el Ejecutivo comunitario propuso una cuota adicional de 35.000 toneladas anuales libres de impuestos para las exportaciones de aceite de oliva durante dos años (70.000 en total entre 2016 y 2017), que se suman a las 56.700 toneladas que se recogen en el Acuerdo de Asociación entre las dos partes.
"Esta decisión se tomó teniendo en cuenta las previsiones existentes en ese momento sobre la evolución del mercado en la UE, que están confirmadas por los primeros datos", ha apuntado en rueda de prensa en portavoz de la Comisión Europea para cuestiones agrícolas, Daniel Rosario.
"Esta cuota adicional, temporal y limitada, desde Túnez, no provocará alteraciones en la producción de la UE y será absorbida por las necesidades de importación del mercado europeo", ha añadido Rosario.
El objetivo del Ejecutivo comunitario al poner en marcha esta propuesta era el de facilitar el acceso temporal de las exportaciones de aceite del país norteafricano como muestra de apoyo de la UE al "difícil periodo" al que se enfrenta tras diversos ataques terroristas.
El Parlamento Europeo debatirá esta propuesta durante la sesión plenaria de este miércoles miércoles y adoptará su posición formal con una votación que tendrá lugar este jueves.
No obstante, la Comisión de Comercio Internacional de la Eurocámara ya dio su visto bueno a finales de enero, aunque incluyeron la posibilidad de que la Comisión Europea pueda evaluar el impacto de la medida durante su aplicación y tomar acciones correctivas si se altera el equilibrio del mercado comunitario.