Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas considera que ninguno de los 7 países candidatos adoptar el euro cumple con las condiciones

La Comisión Europea ha afirmado este martes que ninguno de los siete países que se han comprometido legalmente a adoptar el euro (Bulgaria, República Checa, Croacia, Hungría, Polonia, Rumanía y Suecia), cumple con las condiciones necesarias para hacerlo.
El Ejecutivo comunitario ha publicado un informe de convergencia, que examina el progreso de estos socios comunitarios para la adopción del euro y cubre criterios como la estabilidad de precios, la estabilidad del tipo de cambio, la solidez de las cuentas públicas y la convergencia en los tipos de interés a largo plazo.
Además, los llamados 'criterios de Maastrich' incluyen también la compatibilidad de la legislación nacional de cada uno de estos Estados miembros con las normas de la unión económica y monetaria.
En el estudio, Bruselas concluye que los siete países han progresado hacia la convergencia pero que ninguno de ellos cumple actualmente con las condiciones para adoptar la moneda única.
En concreto, todos excepto Suecia cumplen con el criterio de estabilidad de precios, mientras que Croacia aún se encuentra bajo un procedimiento por déficit excesivo y es el único de los siete que no cumpleo con el requisito sobre finanzas públicas.
Por otro lado, el informe destaca que ninguno cumple con los criterios referidos a los tipos de cambios, al mismo tiempo que ninguno es miembro del Mecanismo de Tipo de Cambio (ERM II). Es necesario contar con una participación de al menos dos años en este mecanismo para poder unirse a la Eurozona.
Asimismo, la Comisión Europea subraya que todos estos países candidatos cumplen con el criterio sobre el tipo de interés a largo plazo, aunque la legislación de Croacia es totalmente compatible con la normativa comunitaria sobre la unión económica y monetaria.