Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas propone destinar un millón de euros para ayudar a recolocar a 300 trabajadores del metal en Valencia

La Comisión Europea ha propuesto este martes destinar algo más de un millón de euros para ayudar a recolocar a 300 trabajadores despedidos de 142 empresas del sector del metal en la Comunidad Valenciana por la crisis en respuesta a una petición de ayuda del Gobierno español.
Las ayudas, procedentes del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG), todavía tienen que ser aprobadas por los Gobiernos europeos y el Parlamento Europeo.
El comisario de Empleo, László Andor, ha explicado que el millón de ayuda propuesta "demuestra la solidaridad de la UE con quienes han perdido su trabajo como consecuencia de la crisis económica y financiera" y ha admitido que "la situación de empleo en la Comunidad Valenciana es motivo de gran preocupación".
Sin embargo, ha confiado en que las nuevas medidas "ayudarán a los trabajadores despedidos a encontrar nuevos puestos de trabajo adecuados", tras admitir que "la región ha aprovechado bien" ayudas previas del fondo europeo, tal y como pudo comprobar cuando visitó en marzo la región, que se ha visitado de ayudas previas para recolocar a trabajadores despedidos del sector textil, calzado, de la construcción y de la piedra.
Las medidas de apoyo, que siempre son cofinanciadas por Bruselas y los Estados miembro y se elevan en total a 1,7 millones de euros, de los cuáles el fondo europeo aporta el 60%, beneficiarán a los 300 trabajadores "con mayores dificultades para encontrar un nuevo empleo".
Se les ofrecerá "de forma intensiva", según Bruselas, "ayuda en la búsqueda de empleo, asesoramiento, orientación, formación general y reciclaje, formación profesional, fomento del emprendimiento y una serie de ayudas e incentivos".
El Ejecutivo comunitario justifica la nueva ayuda porque el sector industrial en España se ha visto afectado por la crisis más que en el conjunto de la Unión Europea y porque el sector del metal es clave para sectores como el de la construcción naval, construcción y automóvil y todos ellos se han visto "muy afectados" por la crisis en Europa.
La producción industrial en España "siguió la misma tendencia" de crecimiento hasta el 2007 que en el resto de la UE, donde creció a un ritmo anual del 1,7 por ciento desde el 2000 hasta el 2007, pero entre abril de 2008 y abril de 2009 cayó "casi" un 27%, cinco punto más que en el resto de Europa y "desde entonces la producción industria no se ha recuperado" son que ha caído de forma "relativamente constante".
De hecho, la producción media industrial en España en 2013 es comparable a la de 1994, mientras que en el conjunto de la UE es comparable a la de 2003.
Esta caída ha provocado la pérdida de 600.600 empleos en la industria entre 2008 y 2012 en España, es decir, el 24% del total de empleo en la industria. De ellos, 150.000 de ellos en el sector de los productos metálicos manufacturados (35% del total de empleo en el sector del metal".
El fondo europeo ha destinado unos 523 millones de euros para ayudar a más de 111.000 trabajadores despedidos en el conjunto de la Unión Europea desde su creación en 2007.