Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dictamina que España y el resto de países cumplen con reducción de flota pero pide hacer más

España y el resto de países de la UE están respetando sus obligaciones en materia de reducción de flota para lograr un equilibrio entre la capacidad y las posibilidades de pesca disponibles, según el informe anual publicado este martes por la Comisión. Bruselas pide no obstante a los Estados miembros que hagan más esfuerzos de ajuste de flota con el fin de garantizar que las poblaciones de peces se gestionen según el objetivo de máximo rendimiento sostenible.
Globalmente, la capacidad de pesca de la flota de la UE es inferior en un 16,4% al tope de capacidad en materia de tonelaje y en un 10,4% al tope de potencia. Por su parte, España se sitúa un 7% por debajo tanto de su tope de capacidad como el de potencia, según los datos de Bruselas.
España siguió reduciendo su capacidad pesquera en 2012, ya que 429 barcos pusieron fin a su actividad de forma permanente, de los cuales 147 recibieron ayudas públicas. En 2012, el 85% de la flota estuvo activo. Las autoridades españolas admiten, según el informe, que existen desequilibrios en la flota artesanal (con 1.280 navíos inactivos) pero la flota que pesca en aguas internacionales está en equilibrio (32 barcos inactivos).
A 31 de diciembre de 2012, la flota de la UE estaba constituida de 76.023 navíos. El número de barcos se ha reducido un 1,6%, mientras que el tonelaje y la potencia han bajado respectivamente un 2% y un 1% en relación a 2011. Entre el 1 de enero de 2007 y el 31 de julio de 2012, el fondo europeo de pesca destinó 464 millones de euros para financiar el fin de la actividad de alrededor de 3.700 navíos.
La reciente reforma de la política pesquera común de la UE obliga a los Estados miembros a adaptar la capacidad de pesca de sus flotas a las posibilidades de pesca de las que realmente disponen. A partir de ahora, los Estados miembros deberán elaborar planes de acción para ajustar los segmentos de flota que registren un desequilibrio estructural con medidas y calendarios precisos.
Los Estados miembros que no cumplan este objetivo de equilibrio de forma reiterada verán interrumpida la financiación procedente del nuevo fondo europeo de pesca.