Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas estudiará en los próximos meses la opción de asignar a China el estatus de economía de mercado

La Comisión Europea estudiará en los próximos meses la posibilidad de asignar a China el estatus de economía de mercado bajo las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), una postura que tendría implicaciones en relación al cálculo de los aranceles 'antidumping' que la UE mantiene sobre las importaciones del gigante asiático.
"Volveremos a tratarlo más adelante, porque el presidente (Jean-Claude Juncker) ha mostrado claramente de que hay que analizar el tema desde todos los ángulos pertinentes, teniendo en cuenta la importancia que tiene este tema para el comercio internacional, pero sobre todo también sobre la economía europea", ha afirmado el vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, en rueda de prensa tras el Colegio de comisarios.
Esta decisión tendría consecuencias sobre las relaciones comerciales entre Pekín y la UE, puesto que supondría un cambio en la metodología de cálculo de aranceles 'antidumping' que se aplican a las importaciones desde el país asiático.
Los aranceles 'antidumping' son aquellos que se aplican sobre productos de terceros países si se demuestra que su precio está por debajo del precio de mercado, o incluso por debajo del coste de producción, de forma que pueden dañar la economía del país importador. Su establecimiento está recogido y desarrollado en las normas de la OMC.
Sin embargo, el cálculo se realiza de forma distinta en el caso de países "bajo las normas estándar para circunstancias normales de mercado" que en el de aquellos donde los precios y los costes de una economía "bajo influencia estatal" son "artificialmente bajos y no reflejan las fuerzas de mercado", entre los que se encuentra China, según ha explicado la Comisión Europea en un comunicado.
En concreto, en el caso del primer grupo el arancel se calcula comparando al precio de exportación de un producto a la UE con los precios o costes domésticos en el país de producción. Por el contrario, en las economías que no son consideradas "de mercado" los datos para comparar se obtienen de un país "análogo" al exportador.
El protocolo de adhesión de China a la OMC indica, precisamente, que cualquier otro de la OMC "podrá utilizar una metodología que no se base en una comparación estricta con los precios internos o los costes en China si los productores no pueden demostrar claramente que prevalecen (*) condiciones de una economía de mercado". No obstante, el texto también detalla que estas disposiciones "expirarán una vez transcurridos 15 años desde la fecha de la adhesión", un plazo que se cumple el próximo 11 de diciembre.
Por este motivo, el Colegio de comisarios ha mantenido un primer "debate de orientación" sobre el tratamiento que la UE debe dar a China después de diciembre con respecto a sus relaciones comerciales, aunque no han tomado aún ninguna decisión al respecto.
En la misma línea, fuentes comunitarias han explicado que no se determinará una posición común hasta que no se conozca el impacto económico que este nuevo estatus podría provocar en la economía europea, en concreto en el mercado laboral comunitario y en los diferentes sectores. "Solo se pueden tomar decisiones cuando se tienen todos los hechos, toda la información", han añadido.
Actualmente existen 52 medidas 'antidumping' en vigor para las importaciones desde China a la UE, que suponen el 1,38% de las exportaciones de Pekín al mercado comunitario, según calcula Bruselas. Las industrias más afectadas son el acero, la ingeniería mecánica y los productos químicos y cerámicas, que representan en torno a 250.000 puestos de trabajo.