Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas permitirá al sector lácteo organizarse para reducir su producción y hacer frente a la crisis

La Comisión Europea está dispuesta a permitir a las organizaciones del sector lácteo que lleguen a acuerdos voluntarios y temporales con el objetivo de reducir la producción de leche como respuesta a los bajos precios que han provocado la crisis que vive el sector, caracterizada por el exceso de oferta a nivel comunitario.
El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, el irlandés Phil Hogan, ha presentado este lunes a los ministros del ramo de la UE un nuevo paquete de medidas para hacer frente a la situación de los mercados agrícolas, en el que se incluye la activación del artículo de la Organización Común del Mercado (OCM) que da la posibilidad a organizaciones, cooperativas y otros actores del sector a alcanzar acuerdos voluntarios en la gestión de la oferta de productos lácteos.
"Estoy preparado para proponer la aplicación de estas reglas, de tal forma que la Comisión, en una situación de desequilibrio severo en el marcado, decidiría permitir sobre una base temporal estos acuerdos voluntarios en el sector lácteo", ha remarcado el comisario en su discurso a los socios comunitarios.
En este sentido, Hogan ha admitido que existe "cierto grado de convergencia" entre los Estados miembros para poner en marcha instrumentos recogidos en la Política Agraria Común (PAC). En cualquier caso, ha señalado que todavía deben finalizarse los detalles de esta medida, que espera anunciar "pronto".
Además, el irlandés se ha comprometido a considerar la posibilidad de aceptar, también de forma temporal, ayudas estatales de hasta 15.000 euros por ganadero al año, sin techos nacionales. Estas ayudas, llamadas 'de minimis', no supondrían ayudas ilegales de Estado puesto que no distorsionarían la competencia en el mercado.
En este sentido, Hogan ha apuntado que un gran número de países han propuesto incrementar el techo de estas ayudas hasta una cifra entre 20.000 y 30.000 euros, pero ha defendido que una revisión de estas ayudas no es una solución inmediata y el proceso de adopción requeriría meses.
También para el sector lácteo, el Ejecutivo comunitario ha propuesto doblar los volúmenes de intervención pública a precio fijo para la leche desnatada en polvo y para la mantequilla, hasta loas 218.000 y 100.000 toneladas, respectivamente.
FRUTAS Y VERDURAS
Por otro lado, en el sector hortofrutícola, la Comisión Europea ha asegurado que considerará la posibilidad de prorrogar las medidas excepcionales para frutas y verduras adoptadas tras el veto de Rusia para exportaciones comunitarias, que expiran el próximo 30 de junio.
Con respecto a este sector, las propuestas de Bruselas no recogen la reivindicación presentada por España, que defiende un incremento de las ayudas a la retirada de estos productos, de forma que el mecanismo sea atractivo para los productores.
En relación a la crisis del sector porcino, Hogan ha afirmado estar preparado para estudiar la opción de poner en marcha un nuevo mecanismo de ayudas al almacenamiento privado, del que no ha dado más detalles. En caso de aprobarse, este nuevo sistema se iniciaría casi dos meses después de haber cerrado el anterior, con el que se retiraron 90.000 toneladas de carne de cerdo, con un coste de 28 millones de euros.
En cualquier caso, el comisario Hogan ha reiterado su compromiso para promocionar los intereses comunitarios y en abrir nuevos mercados para los productos de la UE, a la vez que negocia un "trato diferenciado" para productos sensibles. "Ambos ángulos son cruciales para la agricultura europea", ha subrayado.
En este sentido, se ha comprometido a examinar la posibilidad de desarrollar una herramienta al crédito de exportaciones, que complemente a los esquemas similares que funcionan a nivel nacional.
"He pedido a mis servicios que estudien la viabilidad de este esquema y que incrementen sus contactos con el BEI (Banco Europeo de Inversiones) y con las agencias competentes de los Estados miembros", ha apuntado en su discurso.