Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas aprueba el plan de reestructuración del Banco Comercial Português

La Comisión Europea ha aprobado este lunes el plan de reestructuración del Banco Comercial Português -la segunda entidad lusa y la más grande en manos privadas-, que obligará a reducir la plantilla y a cerrar sucursales, así como a mantener el flujo de crédito a la economía portuguesa.
El Ejecutivo comunitario considera que el plan se ajusta a las reglas de la UE sobre ayudas públicas a la banca porque garantiza la viabilidad a largo plazo del Banco Comercial Português sin más subvenciones, obliga al propio banco y a sus propietarios a contribuir a los costes de la reestructuración y minimiza las distorsiones de competencia.
La reestructuración es la contrapartida exigida por Bruselas a la inyección de capital de 1.500 millones de euros que la entidad recibió en junio de 2012 en forma de títulos híbridos con fondos del rescate que la UE ha concedido a Portugal.