Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y UGT advierten de que "o se cierra el acuerdo de salarios o se cierra la negociación"

Denuncian que el Gobierno es "corresponsable" de la actual situación que hay con los salarios
CC.OO. y UGT han advertido este lunes de que "o se cierra el acuerdo de salarios o se cierra sencillamente" la negociación y han insistido en que el Gobierno de Mariano Rajoy es corresponsable de la actual situación por la que atraviesan los salarios en España.
Así lo han destacado lo secretarios de CC.OO., Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, tras el primer encuentro mantenido después de la celebración del XI Congreso Confederal de CC.OO., donde se eligió a Sordo máximo responsable del sindicato.
Álvarez ha dejado claro que existe "un máximo interés" en alcanzar un acuerdo de negociación colectiva y ha afirmado que "no se le puede dar más tiempo", porque ya se le ha dado "más tiempo del necesario".
El líder sindical ha apuntado que el acuerdo de salarios es una "oportunidad" que hay que aprovechar y ha afirmado que parece que "la patronal está espléndida" y que "estaría bien" que conformase la mesa de negociación a ser posible "sin tardar mucho tiempo" para que se puedan situar las cosas de "peso" en este acuerdo.
No obstante, Álvarez no ha querido dar un ultimátum, ya que considera que "no es una cuestión de ultimátum, sino de tiempo". En esta línea, ha afirmado que se debería "poder cerrar" el acuerdo este mes e ir a partir de septiembre a un nuevo acuerdo en el que se introduzcan elementos, "si es posible", relacionados con el sistema de derechos laborales del país y que no se han podido incluir en la negociación de este año.
Por su parte, el recientemente elegido nuevo secretario general de CC.OO., Unai Sordo, ha destacado la importancia que tiene llegar a un acuerdo salarial para 2017, tanto por la necesidad para cerrar los convenios colectivos que siguen abiertos, como para recuperar tasa de cobertura o para que los salarios recuperen poder en la distribución de la renta y poder adquisitivo para que la crecimiento se reparta más "equitativamente".
Además, ha confirmado que las organizaciones sindicales y empresariales se han emplazado para mantener contactos "a partir de esta semana", ya que, según Sordo, esta es una negociación que hay que cerrar "con acuerdo". En este contexto, ha recordado que si se demora el acuerdo de salarios de 2017 a otoño de este año "no habría convenios que guiar y no sería útil". "No queremos hacer cosas que no sean útiles. Hay que resolver la negociación con acuerdo o sin acuerdo", ha apuntado.
LA REFORMA LABORAL, UN LASTRE PARA LA NEGOCIACIÓN
Sobre la necesidad de subir los salarios en la que la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, hizo hincapié la semana pasada, las organizaciones sindicales han instado al Gobierno a dar ejemplo en la Función Pública y a derogar la reforma laboral, que es "un lastre" para la negociación de convenios, según Sordo.
"Me parece estupendo que la ministra o que el Gobierno considere que hay que subir los salarios e inste a resolver un acuerdo, pero no nos despistemos de que la caída salarial y la dificultad que tienen muchos convenios de aplicarse vienen fundamentalmente de la reforma laboral", ha apostillado Sordo.
En la misma dirección, Álvarez ha afirmado que si el Gobierno derogase la reforma laboral y dejase la negociación colectiva "como estaba antes" se saldría ganando. "El Gobierno es corresponsable de la actual situación que hay en relación con los salarios", ha insistido Álvarez, tras apuntar que el Ejecutivo debería dar "buen ejemplo" de lo que quiere en materia de salarios con los empleados públicos.
Así, ha instado a Báñez a que le traslade al ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, la necesidad que hay de un proceso de negociación sobre los salarios de los empleados públicos y para ver si "así" el sector privado se anima también a subir los salarios.