Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y UGT aplauden el uso de fondos públicos para crear empleo pero piden a los partidos planes concretos

Los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Josep Álvarez, respectivamente, aplauden la intención de algunos partidos políticos de utilizar fondos públicos para generar empleo, aunque piden planes concretos y no sólo promesas electorales sobre el número de puestos de trabajo que pretenden crear.
Así lo han señalado en declaraciones a los medios en relación con la promesa electoral del PSOE de poner en marcha un plan de choque que dé empleo a unos 217.000 parados de larga duración, utilizando para ello fondos públicos liberados con la supresión de bonificaciones a la contratación y con dinero de los Presupuestos.
Una propuesta que ya figuraba en el programa con el que concurrió a las elecciones en diciembre y que los socialistas defendieron incluso en forma de iniciativa parlamentaria durante la pasada legislatura, indicando que se trataría de empleos en proyectos concretos propuestos por los ayuntamientos o entidades sin ánimo de lucro.
En concreto, la llamada Garantía+45 permitiría contratar, con fondos del Estado, a personas que lleven más de dos años en paro y no cuenten con prestaciones durante seis meses por sueldos equivalentes al Salario Mínimo Interprofesional (655,20 euros este año) por jornadas que no superen el 80% de su jornada laboral normal.
Según avanza 'El País', esta medida costaría 1.300 millones de euros en su primer año de aplicación, que se duplicaría al estar previsto su mantenimiento durante al menos dos ejercicios.
ES EL DEBATE QUE DEBE HACERSE
A este respecto, Toxo ha señalado que "todas las iniciativas que vayan en la dirección de crear empleo son bienvenidas" ya que es precisamente el paro lo que está determinando el aumento de la pobreza y de las desigualdades.
Además, ha subrayado que poner sobre la mesa este tipo de propuestas "dignifica el debate electoral", que debería centrarse en "lo que son los problemas fundamentales de la gente", independientemente de la opinión que se tenga sobre cada promesa electoral en concreto.
En la misma línea, el líder de UGT ha recordado que ningún gobierno, independientemente de su color político, será capaz de reducir de forma significativa el desempleo "de hoy para mañana" si no toma "medidas de choque", que sólo pueden llevarse a la práctica "de manera rápida" si están respaldadas por fondos públicos.
"Por lo tanto, me parece que (la propuesta del PSOE) va en el buen camino", ha dicho, coincidiendo en que durante la próxima campaña electoral hará falta que el debate se "centre" en iniciativas a largo plazo pero, "sobre todo", en propuestas a corto y medio plazo para crear puestos de trabajo.
¿SON CREÍBLES LAS CIFRAS PROMETIDAS?
Con respecto a si el número de puestos de trabajo que están prometiendo crear los diferentes partidos es creíble o no --el PSOE se ha comprometido a reducir a la mitad el desempleo en una legislatura y el PP a crear dos millones de puestos de trabajo--, Josep Álvarez ha señalado que "lo realmente importante" es que "especifiquen cómo" van a conseguir llegar a esos objetivos.
"Porque, en realidad, hablar de que se van a crear no sé cuántos millones de puestos de trabajo sin más consideración que las variables económicas y la pura estadística, son realmente promesas que pueden variar en cualquier momento en función de la coyuntura económica. Lo realmente importante son los planes que dependan de la Administración pública y que tengan recursos de la propia Administración pública. Porque entonces sí que será cierto que crear o no empleo no dependerá de la coyuntura general sino de la propia voluntad de las administraciones públicas", ha añadido.
En el mismo sentido, Fernández Toxo desea que, "más allá de la discusión de las cifras que se ponen sobre la mesa, quien gane las elecciones aborde esta auténtica necesidad, que exigiría de verdad de un pacto de estado y de un plan de choque integral contra el desempleo".
Y es que, a su juicio, sólo impulsando la economía desde las administraciones públicas se podrá tener un efecto que haga irrelevante la discusión sobre si las promesas del número de puestos de trabajo a crear era alta o baja, porque "las necesidades que existen están mucho más allá de las ofertas que ahora se están haciendo".