Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y UGT dan por "muerto" el pacto salarial de 2017 y auguran un "otoño difícil"

CC.OO. y UGT han dado este miércoles por finalizadas las negociaciones con CEOE y Cepyme para acordar un banda salarial que sirva de referencia a los convenios colectivos de 2017.
Desde Burgos, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha dado por "muerto" el acuerdo y en un comunicado conjunto posterior, los sindicatos han acusado a la CEOE de "negar el acuerdo", de empezar "sin ganas la negociación y acabarla sin ninguna" y de mostrar una actitud "irresponsable".
"CEOE y Cepyme han negado el acuerdo. La patronal acudió tarde y mal al inicio de la negociación, desapareció durante un largo periodo y en la parte final de la misma demostró poco interés y ninguna voluntad de un acuerdo salarial", subrayan las centrales sindicales.
Los sindicatos consideran que la actitud de las organizaciones empresariales en esta negociación "devalúa el proceso de diálogo social y asesta un duro golpe a la credibilidad de sus interlocutores". "Es un hecho que nos provoca una profunda duda sobre futuros escenarios de concertación", apuntan.
UN OTOÑO 'CALIENTE'
CC.OO. y UGT reclaman en esta negociación para 2017 un incremento de los salarios después de entre el 1,8 y el 3% de subida salarial y una cláusula de revisión que garantizara el mantenimiento del poder adquisitivo.
La última propuesta de la CEOE pasa por una subida salarial de entre el 1,2% y el 2%, más medio punto adicional en función de las circunstancias de cada sector.
Tras el resultado fallido de las conversaciones para alcanzar el pacto salarial, los sindicatos han advertido de que la negociación colectiva se enfrenta a un "otoño difícil".
"Los sindicatos sabremos afrontarla con decisión y solvencia, y si fuera necesario estudiaremos la convocatoria de una amplia campaña de información y movilización en defensa del salario, también del poder adquisitivo perdido ante el no acuerdo de 2017, el empleo de calidad y la protección social", concluyen.