Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. dice que las pensiones perderán hasta un 28% de poder adquisitivo con la nueva fórmula del Gobierno

CC.OO. calcula que las pensiones perderán entre un 14,8% y un 28,3% de poder adquisitivo durante los próximos 15 años con la fórmula de revalorización propuesta por el Gobierno, que incluye una elevación mínima anual del 0,25%, pero desvincula la actualización de las pensiones de acuerdo con el IPC.
En un comunicado, el sindicato explica que si esta medida se pone en marcha tal y como la ha formulado el Gobierno, sin contar con otras medidas adicionales de mejora de los ingresos que pudieran corregir total o parcialmente sus efectos, supondrá esta pérdida de poder de compra de las prestaciones públicas, por lo que demanda que no sólo se propongan medidas de ajuste sino también una mejora de los ingresos del sistema.
Por todo ello, CC.OO. va a trasladar al Gobierno en la mesa de negociación convocada a tal fin, además de su discrepancia con los plazos y procedimientos con que se quiere abordar este nueva reforma de las pensiones, una serie de recomendaciones que eleven al 13,5% el porcentaje del PIB que destina España a las pensiones desde el 10,2% actual.
En concreto, propone un incremento temporal de los tipos de cotización por contingencias comunes, mediante el esfuerzo adicional compartido entre empresas, trabajadores con empleo y Estado, así como un incremento progresivo de la base máxima de cotización, la convergencia de la base media de cotización del régimen de autónomos con el régimen general y la asunción del Estado de los gastos de personal de la Seguridad Social.
Asimismo, apuesta por convertir los programas de reducciones a la contratación en programas de bonificación y, entre las medidas de carácter más estructural, propone políticas de reactivación económica, persecución de la economía sumergida, la asunción por parte del Estado de las prestaciones de muerte y supervivencia y una reforma fiscal que asegure el sistema de protección social.