Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CE mantiene "contactos" con España sobre cómo aplicar un eventual rescate

La Comisión Europea ha mantenido contactos con el Gobierno español sobre cómo se pondría en marcha "en la práctica" un eventual rescate de España para la compra de bonos de deuda con los fondos de rescate europeos después de que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, condicionara toda intervención por parte del banco emisor para ayudar a los países sometidos a presión de los mercados a que antes los países pidan un rescate.

"Se han mantenido discusiones sobre cómo se podría cumplir en la práctica con las condiciones indicadas por el presidente del BCE. Existen varias posibilidades, pero no es correcto hablar de que hay negociaciones", han explicado a Europa Press fuentes diplomáticas europeas.
El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, aseguró el pasado 14 de agosto en una entrevista con la cadena estadounidense 'CNBC' que la UE y el Banco Central Europeo están dispuestos a promover más acciones para ayudar a España pero ha dejado claro que el Gobierno de Mariano Rajoy deberá pedir antes el rescate.
"Está claro que tanto la Unión Europea, como me atrevería a decir el Banco Central Europeo, están dispuestos a promover acciones una vez se cumplan ciertas condiciones y si hay una petición de algún Estado miembro para entrar en un programa de compra (de bonos soberanos) en el mercado primario", aseguró en la entrevista.
Rehn subrayó no obstante que Draghi fue "muy claro" sobre su disposición a intervenir en los mercados secundarios comprando deuda de los países miembros sometidos a una fuerte presión, pero sólo si éstos solicitan antes recurrir a los fondos de rescate europeos para que compren deuda soberana en el mercado primario.
"No hemos recibido ninguna petición de España para ningún otro tipo de asistencia financiera y no esperamos que llegue una petición así en el futuro inmediato", ha confirmado a Europa Press el portavoz de Rehn, Simon O'Connor, que ha dejado claro que "no hay negociaciones en marcha sobre ningún otro tipo de programa para España".
El Ejecutivo comunitario y las autoridades españolas están "plenamente centradas en implementar el programa sectorial" para los bancos, ha explicado el portavoz comunitario.
"Ya existe un Memorando acordado con España para la asistencia financiera a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera para la recapitalización del sector bancario de España. Nosotros y las autoridades españolas estamos plenamente centrados en implementar el programa sectorial", ha explicado O'Connor.
El Eurogrupo aprobó formalmente el rescate bancario de España de hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar a las entidades españolas que lo necesiten por su excesiva exposición al 'ladrillo' el pasado 20 de julio.
La Comisión Europea discute con el Gobierno español la posibilidad de usar fondos remanantes del rescate para la banca española de hasta 100.000 millones de euros si no se llegan a utilizar todos los fondos para las entidades bancarias, según han reconocido fuentes comunitarias.
Si el Gobierno español desea poder utilizar el excedentes del préstamo bancario para comprar bonos de deuda "se necesitaría una nueva petición y se necesitaría un nuevo Memorando de Entendimiento", han aclarado fuentes comunitarias, que recuerdan que el préstamo de hasta 100.000 millones de euros se han comprometido exclusivamente para recapitalizar al sector financiero.
Los líderes europeos acordaron en la última cumbre de junio que el fondo de rescate permanente podrá utilizarse para recapitalizar directamente a los bancos sin tener que pasar por los Estados una vez que se apruebe un mecanismo de supervisión bancario único y permitir un uso más flexible de los fondos de rescate para comprar bonos soberanos.