Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CE denuncia que circula poco gas

Detalle de la estación de medición de gas de Sudzha, en Rusia, cerca de la frontera con Ucrania, tras la llegada de observadores de la Unión Europea (UE). Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
Rusia ha reanudado, tras seis días de interrupción, el suministro de gas natural a Europa a través de Ucrania. El consorcio gasístico ruso Gazprom informaba de que ha comenzado a bombear el carburante desde la estación Sudzha, en la frontera con Ucrania, según la agencia oficial rusa Itar-Tass.  A pesar de que se ha abierto el grifo del gas ruso, La Comisión Europea ha denunciado que los observadores internacionales tienen problemas de acceso pleno a los centros de envío en Moscú y Kiev para supervisar el tránsito de gas ruso, y que por ahora circula una cantidad "muy limitada" del combustible.

"Hemos recibido la confirmación de nuestros expertos de que no tienen acceso pleno a los centros de envío" en las capitales de ambos países, ha explicado el portavoz de Energía en la CE, Ferrán Tarradellas, durante una conferencia de prensa. Por ello, ha exigido que Moscú y Kiev faciliten "pleno acceso" a los observadores y ha señalado que los problemas están ocurriendo en ambos países a los observadores tanto de la UE como rusos y ucranianos.
Tarradellas ha indicado también que los suministros desde Rusia se han reanudado de forma "muy limitada" y no a pleno volumen, por lo que reconoció que "no estamos contentos". Se espera que el gas ruso comience a llegar a sus destinatarios mañana miércoles.
Gazprom tiene previsto bombear hoy 76,6 millones de metros cúbicos gas para los consumidores de los Balcanes, Moldavia y Turquía. Rusia ya había advertido de que la reanudación de los suministros través de Ucrania, por donde pasa cerca del 80 por ciento del gas que vende a Europa, será paulatina y dependerá de que el volumen de carburante llegue íntegramente a los consumidores.
El 7 de enero pasado, Gazprom cortó totalmente el trasiego de gas a Europa a través de Ucrania, tras denunciar que el combustible era robado en el país de tránsito.La reanudación del suministro fue posible gracias a la firma de un acuerdo entre Rusia, Ucrania y la Unión Europea que estableció un mecanismo de control internacional sobre el tránsito del carburante ruso por el territorio ucraniano.
Según las autoridades ucranianas, el gas denunciado como robado por Moscú es el que se emplea para garantizar el bombeo del carburante a través de la red de gasoductos de Ucrania. Ese argumento fue rechazado por Rusia, que sostiene que los contratos de tránsito estipulan que denominado gas tecnológico, necesario para mantener la presión en las tuberías, es aportado por Ucrania.
La Unión ha enviado una misión de 22 observadores, de los que una parte ya está en Ucrania y otra en Rusia con el objetivo de controlar la entrada y salida del flujo para garantizar que la UE siga recibiendo combustible.   LA