Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CECA afirma que sus entidades cumplirán con el plan sin fondos públicos, pero advierte de sus riesgos

Cree que estas nuevas exigencias se traducirán en una restricción del crédito y pueden "retrasar la recuperación de la economía española"
La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha asegurado que sus dos entidades adheridas (Bankia y CaixaBank), que deberán hacer frente al nuevo plan de recapitalización aprobado por la Unión Europea, cumplirán con las nuevas exigencias de capital sin recurrir a fondos públicos, pero ha advertido que puede "inducir a varios riesgos".
En un comunicado, la patronal de las cajas, que considera que el impacto en las dos entidades "es muy reducido y supone un 6,7% (1.742 millones de euros) del total previsto para el sistema financiero español, señala que "es necesario un marco regulatorio estable para que el crédito vuelva a fluir a la economía real".
Así, la patronal de las cajas estima que la decisión de considerar un nuevo cálculo de las necesidades de capital de las entidades europeas a partir de variaciones en el valor de la deuda soberana, podría "dañar la credibilidad de las cuentas públicas y generar tensiones en la prima de riesgo".
Además, afirma que la imposición de mayores exigencias de capital se acabará traduciendo en una restricción de flujo de crédito, "especialmente para familias y pequeñas y medianas empresas, y puede retrasar la recuperación de la economía española".
De esta manera, subraya que, en un entorno de tanta incertidumbre como el actual, estos continuos cambios del marco regulatorio "generan desconcierto e inseguridad entre los inversores y perjudican la capacidad de actuación de las entidades financieras".
Así, recuerda que las cajas de ahorros han llevado a cabo ya un proceso de reestructuración que ya incluía un objetivo de incremento de capital, "y cuyo tramo final necesita un marco regulatorio estable, que permita a las entidades una adecuada planificación de su actividad financiera, de forma que el crédito pueda llegar con fluidez a la economía real".