Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEOE advierte de "riesgos" del TTIP que Europa no debe aceptar y pide hacer marca España "sin complejos"

El vicepresidente de CEOE y presidente de Cepyme y Confemetal, Antonio Garamendi, ha afirmado este lunes que el tratado comercial entre Estados Unidos y Europa (TTIP) contiene algunos "riesgos" que no deberían "en ningún caso" aceptarse por parte de Europa, y ha abogado por hacer marca España "sin complejos" para facilitar la internacionalización de las pymes españolas.
Así lo ha señalado durante su intervención en el encuentro 'Diálogos de Internacionalización', en el que ha afirmado sobre el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, que "con espíritu liberal, todo lo que sea la apertura es bueno, independientemente de que alguien sufra".
No obstante, ha advertido de determinados "riesgos" del TTIP para Europa, como la no posibilidad de licitaciones públicas, ya que "queda muy bonito que los grandes entren, pero si los demás no pueden, sería muy complicado".
También se ha referido al efecto de consultores, abogados y técnicos comerciales y la posición respecto al poder entrar o no en Estados Unidos para hacer el servicio a las empresas, así como el 'dumping' medioambiental. "No puede ser que en Europa estemos siempre liderando planteamientos medioambientales y cuando estamos fuera, otros lo relajen y nosotros tengamos lo nuestro", ya que en definitiva las actuaciones en pro del medio ambiente suponen un "coste" para las empresas.
Además, Garamendi ha criticado que desde Estados Unidos se plantee que tengan la capacidad de mandar 'lobbys' a negociar leyes en Europa y sin embargo desde el Viejo Continente no puedan ir allí. "Hay ventajas enormes en el TTIP, pero habrá que eliminar esos temas", ha apostillado, para remarcar a continuación la importancia de eliminar los aranceles, que para las alcachofas o el pimiento alcanzan un 15%, lo que hace "poco competitivos" esos productos en Estados Unidos.
ABOGA POR SALIR AL EXTERIOR BAJO UNA MARCA ESPAÑA "SIN COMPLEJOS".
El presidente de la patronal de las pymes ha valorado que España haya pasado de 97.000 a 147.000 empresas que trabajan en el exterior, de las que un 97% son pymes y la "gran mayoría" tienen menos de 10 trabajadores, si bien ha matizado que la mitad de las empresas al cabo de un año dejan la exportación y dos tercios, a los dos años.
Por ello, ha incidido en la relevancia de la "distancia cultural" para la internacionalización de las pymes y los costes hundidos (aquellos relativos a la instalación en un país nuevo), al tiempo que ha pedido financiación pública "con la privada".
Garamendi también ha abogado por que en el exterior se aúnen las actuaciones empresariales españolas bajo la marca España, en lugar de "17 banderas", de forma que ha defendido la necesidad de trabajar fuera con la seña de identidad de una "España moderna sin complejos".
"A veces tenemos complejo de lo que somos y cuando vas fuera te das cuenta que nos aprecian y somos una referencia importante. Hay que recuperar la palabra España en grande y la tenemos que hacer todos sin complejos", ha agregado.
Entre los "grandes problemas" para salir fuera que se encuentran las empresas, Garamendi ha citado la cultura, lo que hace "más fácil" apostar por la internacionalización en América Latina frente a Asia, "un mundo totalmente diferente", a pesar de que "el crecimiento va a venir por ahí".
Igualmente, ha incidido en la importancia de la formación, que ha sido "definitiva" para ganar competitividad, si bien ha matizado que las patronales empresariales no pueden compartir la reforma realizada por el Gobierno en formación porque "está habiendo un desierto en ese efecto de la formación".
Para que las empresas ganen tamaño ha apostado por una mayor presencia española en ferias empresariales internacionales, y por insistir en la libertad de compra y de mercado, así como en la importancia del trabajo de las empresas tractoras.
En cualquier caso, ha reiterado la necesidad de "estabilidad" en España, al igual que en los países en los que se está produciendo una apertura comercial, como Irán o Cuba.