Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEOE está "abierta" a subir el SMI y aplaza hasta cuatro o cinco años posibles cambios de la normativa laboral

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha afirmado este jueves que en la patronal están "absolutamente abiertos" a una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y a un incremento de sueldos en las empresas en las que se consigan beneficios, al tiempo que ha pedido normas "claras y sencillas" con leyes "de dos o tres líneas".
Así lo ha señalado durante la rueda de prensa de presentación del 'Índice de Libertad Económica en el Mundo 2015', elaborado por los institutos CATO y Fraser, que sitúan a España en el puesto 49 de 157 países, retrocediendo dos puestos respecto a la edición anterior.
Rosell ha asegurado, al ser preguntado por si ha llegado el momento de subir los salarios, que "las empresas que ganan dinero y pueden, lo están haciendo", a lo que se suma la recuperación del poder adquisitivo. "A lo mejor es el momento de subir los sueldos", ha apuntado a continuación, tras apostar por el sistema salarial formado por una parte fija y otra variable que dependa de factores como el rendimiento o la productividad.
"Una empresa que se está recuperando y empieza a tener beneficios lo lógico y natural es que suba sueldos, una parte fija y variable. Cuando las empresas ganen más dinero, sin duda alguna tendrán que repercutirlo en los salarios", ha agregado.
No obstante, ha matizado, tras recordar que los salarios han subido un 1,1%, que los incrementos se podrán producir en función de "cada empresa, cada sector, cada historia y de la cuenta de salarios", y sobre las peticiones de aumentos salariales realizadas por los sindicatos, ha indicado que "depende de lo que hayas hecho, vas a poder hacer".
En todo caso, ha afirmado que desde CEOE están "absolutamente abiertos" a subir el SMI, si bien hay una situación de "bloqueo político" en la que hay que elaborar una "agenda nueva". "Estamos abiertos a ayudar y no a entorpecer", ha apostillado.
CRITICA QUE LA LEGISLACIÓN "ENTORPECE" LA CREACIÓN DE EMPRESAS.
En cuanto a la posición 49 de España en el ranking, ha reconocido que "no es para estar felices" y ha asegurado que los países con menos libertad económica tienen una legislación "más compleja" y ofrecen más "obstáculos".
A su juicio, en España falta "voluntad política" y social para acometer reformas y conseguir "enderezar" la situación, por lo que ha pedido que las administraciones "entorpezcan lo mínimo, necesario e imprescindible", sin dejar que se pase a una situación de "libertad de la jungla".
"El sector público y la legislación muchas veces entorpece la fácil creación de empresas y el fácil desenvolvimiento de empresas", ha aseverado Rosell, quien ha repasado el elevado número de normativas a todos los niveles administrativos.
En concreto, ha señalado que el año pasado se publicaron 884 normas estatales y casi un millón de páginas de boletines del Estado y de las comunidades autónomas, lo que supone un "récord mundial", a lo que se suman más de 2.000 actos reglamentarios en 2015, lo que hacen un total de más de 175.000 normas en España.
En el ámbito laboral, ha apuntado que hay 6.849 instrumentos normativos y que entre 1995 y 2015 se han aprobado 50 reformas laborales, por lo que considera que "cuando dicen que se va a tirar por tierra la reforma laboral es imposible, porque si se quitan dos, quedan aún 6.998".
Por ello, ha abogado por "mirar de arriba abajo" desde los contratos a los despidos, pasando por la prevención de riesgos laborales, para ver qué se puede "cortar, simplificar o hacer algo nuevo", y se ha mostrado escéptico sobre la posibilidad de hacer un contrato nuevo, ya que habría que ver qué sucedería con el 75% de contratos indefinidos y el 25% de temporales.
"No se puede ir en plan retroactivo", indicó Rosell, tras añadir que es "muy complicado, muy difícil y hay que adaptarse", ha indicado el presidente de la patronal, quien ha apostado por dar un plazo de "cuatro, cinco o seis años" para "ir adaptando" la normativa laboral y a partir de "cierta fecha", acometer un "cambio importante" de la norma.
El presidente de la patronal también ha recordado que en la actualidad hay 20.000 normas de ámbito europeo, que alcanzan las 100.000 si se tienen en cuenta los acuerdos internacionales, lo que tiene como consecuencia una "elevada letigiosidad" que, cuando por fin se resuelve, "el ciudadano está muerto o la empresa está muerta".
PIDE NORMAS "CLARAS" Y "REFORMAS COORDINADAS".
Por ello, ha subrayado que mejorar el entorno regulatorio es "muy fácil, de cajón", pero para ello hay que promulgar "normas claras, transponer normativas comunitarias sin introducir requisitos ni cargas adicionales y sistemas de coordinación legislativa entre administraciones públicas.
En esta línea, ha defendido que "coordinar quiere decir ahorro, no recortes" y ha opinado que los políticos tienen la "oportunidad" de hacer "reformas coordinadas", al tiempo que ha abogado por hacer leyes "reales y cortas" que busquen "adaptar la legalidad a la realidad", apostando por elaborar una ley de "dos líneas" para la formación profesional.
El presidente de la patronal ha incidido también en la necesidad de abordar el déficit y el problema del endeudamiento, así como la cuenta fiscal compensatoria, de forma que cuando a una empresa le deben el IVA, le compensen con el IRPF u otro impuesto.
De igual forma, ha abogado por la formación de los desempleados de cara a su reincorporación al mercado de trabajo, y ha criticado que solo un 1,7% de los parados que encuentran un puesto de trabajo lo hagan a través del SEPE.