Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEOE dice que las "señales de desaceleración" que muestran algunos índices no se han trasladado al PIB real

Advierte del "freno" del proceso de reducción del déficit público hasta febrero
La CEOE ha destacado el comportamiento "muy positivo" de la economía española durante el primer trimestre, con un crecimiento del 0,8%, la misma tasa que a finales de 2015, y ha indicado que las "señales de desaceleración" que mostraban algunos indicadores, sobre todo de confianza, no se han trasladado al sector real.
En su último 'Panorama Económico', la patronal señala que este dato mejora las previsiones iniciales y viene a confirmar la "sostenibilidad de la recuperación" de la economía española, incluso en un contexto internacional "más inestable". Según la patronal, el aumento del PIB continúa fundamentado en el dinamismo de la demanda interna, mientras que la aportación del sector exterior habría sido anulada o ligeramente negativa.
Asimismo, resalta que la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre también arroja una aceleración del ritmo de creación de empleo (un 3,3% interanual), que constrasta con los datos de afiliados a la Seguridad Social, donde a pesar de los resultados positivos, sí mostraban una ligera desaceleración del crecimiento en el primer trimestre.
A todo ello hay que añadir, según la CEOE, que la inflación se mantuvo en tasas negativas en el primer trimestre y la balanza de pagos, con información hasta febrero, sigue acumulando en los últimos doce meses un superávit algo mayo que el del pasado año.
La patronal también destaca que el deterioro de la confianza del consumidor y del comercio minorista fue notable durante los primeros meses del año, aunque los indicadores de comercio al por menor, matriculaciones, pernoctaciones y ventas interiores, entre otras, siguieron mostrando ritmos elevados de crecimiento.
"La buena marcha del mercado laboral, la inflación negativa y los bajos tipos de interés, unido a cierta reactivación del crédito, apoyaron el avance del consumo de las familias", subraya la patronal, quien apunta que este aumento del nuevo crédito es compatible con la disminución del 'stock' de deuda de las familias que, al igual que las empresas, continúan su proceso de desapalancamiento.
MENOR CRECIMIENTO DE LA INVERSIÓN.
Respecto a la evolución de la inversión en bienes de equipo, la CEOE dice que las señales son "mixtas" y, aunque las condiciones financieras continuan mejorando, otros indicadores como las matriculaciones de vehículos de carga o la entrada de pedidos mostraron un retroceso. Con todo, agrega, es previsible que el ritmo de avance de la inversión se haya ralentizado ligeramente.
De su lado, el sector exterior continuó combinando avances tanto de las exportaciones como de las importaciones, si bien, en términos nominales, estas últimas crecieron menos debido a los precios del petróleo, permitiendo una mejora del saldo de la balanza comercial.
Por último, sobre la evolución del déficit público, apunta que si bien el dato de febrero no es indicativo de la evolución de las cuentas públicas de todo el año, sus resultados apuntan "a un freno" en la contención del déficit. En concreto, las administraciones públicas contabilizaron un déficit del -1,1% del PIB, dos décimas por encima del registrado en el mismo periodo de 2015, debido a la caída de los ingresos tributarios y el aumento de los gastos.