Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEOE expresa su "preocupación" por el dato de déficit e insta a no retrasar su corrección

CEOE ha expresado este jueves su "preocupación" ante la desviación al alza del objetivo de déficit público para 2015 y ha advertido de que retrasar la corrección del desequilibrio fiscal podría perjudicar la recuperación de la actividad, de la confianza y del empleo.
En un comunicado, los empresarios españoles dicen que el dato final de 2015 (5,16% del PIB, frente al 4,2% previsto) les causa preocupación por tres razones.
La primera, porque supone una "señal" hacia los socios comunitarios y hacia los mercados financieros sobre la capacidad de España para cumplir con sus compromisos. La segunda tiene que ver con la deuda pública, prácticamente en el 100% del PIB, lo que hace del sector público español uno de los más endeudados de la UE. Y la tercera, explica CEOE, porque la desviación del déficit se ha producido en el marco de una "notable" recuperación de la economía, con un crecimiento del 3,2% en 2015 "que superó las mejores expectativas".
En su opinión, este sorprendente crecimiento económico debería haber servido para abordar un plan "más ambicioso" de reducción del déficit público, pues, junto al desempleo, es una de las grandes asignaturas pendientes de la economía española.
La patronal ha recordado que el déficit público español todavía duplica el de la zona euro (estimado en el 2,2% del PIB para 2015) pese a la recuperación económica, al tiempo que ha alertado de que el elevado endeudamiento del sector público, además de la carga de intereses que conlleva, hace más vulnerable a la economía española frente a "episodios de incertidumbre" en los mercados financieros.
La organización que preside Juan Rosell ha subrayado que el proceso de consolidación fiscal que se inició en 2010 ha sido, junto a las reformas estructurales, uno de los factores que explican el incremento de la confianza en la economía española y el retorno de la inversión.
Por eso, concluye, "retrasar la senda de corrección del desequilibrio fiscal podría dificultar la continuidad del proceso de recuperación de la confianza, de la actividad y del empleo de la economía española".