Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CLH estudia nuevas oportunidades para crecer en el negocio de aeropuertos internacionales

El Grupo CLH apuesta por seguir creciendo en el área de negocios de aeropuertos internacionales, como el proyecto que actualmente se adjudicó para operar y ampliar la terminal de almacenamiento de combustibles del aeropuerto de Dublín, y estudia nuevas oportunidades en este mercado.
Según indicó en rueda de prensa el consejero delegado del grupo, Jorge Lanza, la compañía está "continuamente con la caña puesta" en busca de las oportunidades que puedan surgir y subrayó que "la idea es seguir creciendo selectivamente cuando haya oportunidades buenas".
A este respecto, el presidente de CLH, José Luis López de Silanes, destacó que la presencia en el accionariado del grupo de fondos como Ardian y Borealis, principales accionistas con casi un 50% del capital, puede "ayudar".
Respecto al cambio accionarial vivido por la compañía en los últimos meses, con la OPA de exclusión que llevó a cabo el grupo y la salida de su accionariado de las grandes petroleras (Repsol, Cepsa y BP), López de Silanes destacó que demuestra "que la compañía está haciendo sus deberes, que lo está haciendo bien y que el mercado internacional lo aprecia".
En concreto, el presidente de CLH subrayó que desde el pasado mes de septiembre un 45% del capital de la compañía ha cambiado de manos, dejando como principales accionistas a los fondos Ardian (25%) y Borealis (24,15%).
"Se ha demostrado que la compañía está muy bien posicionada en el mundo internacional, que sigue habiendo apetito de compra y que se valora en el mundo de infraestructura muy bien a CLH por cómo se ha comportado durante la crisis. Sufrimos mucho la caída de volumen pero fuimos capaces de reaccionar aumentando nuestra productividad y fuimos capaces de mantener el dividendo a pesar de ello y el mercado lo premia", dijo al respecto.
En lo que se refiere a la demanda de hidrocarburos para los próximos años, López de Silanes auguró un incremento del 1,8% anual para los próximos tres ejercicios, manteniendo así la recuperación registrada en 2015, en que el consumo creció un 3,5%, con un "crecimiento importante que no se había visto en tiempo", añadió.
EL CRUDO ACABARÁ EL AÑO EN TORNO A LOS 50 O 60 DÓLARES.
Asimismo, subrayó que el precio del crudo, después de la caída del 60% registrada desde junio de 2014, acabará este año en torno a los 50 o 60 dólares el barril y vaticinó que ya no se volverán a ver precios por encima de los 100 dólares. "Lo tenemos que olvidar", dijo.
Por otra parte, López de Silanes señaló que la compañía está pendiente del informe que finalmente presente la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) , que el pasado año advirtió de que el mercado mayorista de combustibles necesitaba más competencia, aunque defendió la metodología de CLH para la formación de precios.