Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC pone varias objeciones al proyecto de Estatutos del Consejo General de Economistas de España

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha realizado un informe, a petición del Ministerio de Economía, sobre el proyecto de Estatutos Generales del Consejo General de Economistas de España, proyecto al que pone varias objeciones y para el que realiza también una serie de recomendaciones.
Según el organismo, el proyecto contiene "fuertes restricciones al acceso y ejercicio de actividades profesionales", pues para ejercer como perito judicial o administrador concursal se requiere ser un profesional colegiado y sólo algunos titulados pueden acceder a la profesión de economista, profesor o perito mercantil.
"Ambas medidas reducen la oferta de servicios de bienes intermedios y finales, limitan los incentivos de los profesionales a prestar servicios de mayor calidad e innovación, incrementan los precios para un mismo nivel de calidad y facilitan la aparición de acuerdos o prácticas concertadas restrictivas de la competencia y perjudiciales para el interés general", alerta la CNMC.
El organismo recuerda también que el reconocimiento normativo de los Colegios Profesionales como corporaciones públicas no implica su obligatoriedad. "La propia existencia sistemática de cada colegio profesional como corporación de derecho público y no como asociación profesional de carácter privado, presenta carencias de fundamentación, en especial, pero no sólo, en profesiones como la de economista", apunta al respecto.
En su informe, Competencia sugiere que en el proyecto se replantee la exigencia de colegiación en el Colegio donde se encuentre el domicilio único o principal del profesional, al suponer una restricción económica contraria a la Ley de Garantía de Unidad de Mercado, limitar la libre elección del profesional e impidir que los colegios compitan entre ellos en los precios de inscripción y/o servicios prestados.
También recomienda revisar las previsiones que recogen las titulaciones exigidas para la colegiación, de forma que se eliminen las referencias a titulaciones concretas y que el contenido de este precepto remita a una regulación actualizada.
Asimismo, pide "extremar la cautela" en la interpretación y aplicación de determinadas funciones que pueden ser restrictivas de la competencia, por ejemplo, actuaciones para "dignificar la profesión" o "funciones de representación de la profesión" o de "adopción de medidas para evitar el intrusismo profesional".
La CNMC insiste en la necesidad de reformar la normativa de servicios y Colegios Profesionales en España, aún pendiente. Mientras esto no se produzca, avisa, es imprescindible al menos no incorporar "restricciones adicionales injustificadas".
Así, entre otras cosas, entiende que la reserva de denominación de la profesión de economista a colegiados es "restrictiva y discrimina" a los miembros de otras asociaciones de economistas que no tienen dicha naturaleza.