Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC obliga a Telefónica, Telefónica Móviles, Vodafone y Orange a costear el servicio universal de 2012

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha decidido obligar a Telefónica, Telefónica Móviles, Vodafone y Orange a contribuir al Fondo Nacional del Servicio Universal para el ejercicio 2012, que se eleva a 21,4 millones de euros.
En concreto, Telefónica deberá aportar 7,6 millones de euros (el 35,6% del importe total); Telefónica Móviles contribuirá con 6,02 millones (el 28,1%); Vodafone costeará 4,2 millones (el 20%) y Orange, los 3,49 millones restantes (16,3%), según un anuncio del organismo publicado este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
Estas operadoras tendrán un mes desde la notificación de esta resolución para ingresar estas cuantías en una cuenta de La Caixa abierta al efecto. Si no se llevara a cabo dicho ingreso en el plazo establecido, se devengarán intereses de demora equivalentes al interés legal más dos puntos.
El servicio universal es un conjunto de servicios cuya prestación se garantiza a todos los usuarios con independencia de su localización geográfica, con una calidad determinada y a un precio asequible.
Telefónica y TTP (Cabitel, empresa del Grupo Telefónica) fueron las empresas designadas para prestar el servicio universal en España en 2012, año en el que se incluye por primera vez el acceso de banda ancha de un mega en el servicio universal. No obstante, su impacto sobre los costes ha sido limitado.
Competencia calcula que el coste de dar el servicio universal en zonas no rentables ascendió a 22,3 millones de euros en 2012, mientras que el coste derivado de los usuarios con tarifas especiales y de los usuarios con discapacidad fue de 10,5 millones y 11.369 euros, respectivamente. Por su parte, el coste neto directo del servicio universal relativo a cabinas en 2012 alcanzó los 400.756 euros.
Del coste del servicio universal se deben restar los beneficios no monetarios, que en 2012 totalizaron 11,78 millones de euros. La CNMC señaló hace unos meses que Telefónica y TTP obtuvieron beneficios "intangibles" por prestar el servicio universal, relacionados con su imagen de marca, la ubicuidad, el ciclo de vida de los clientes y la publicidad y exposición de logo en las cabinas.
La CNMC calcula anualmente el coste de prestar el servicio universal. España es, junto con Francia, uno de los pocos países de Europa en los que se realiza un cálculo anual del coste del servicio universal y se reparte el coste entre los operadores de telecomunicaciones.