Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC advierte de que el proyecto de adjudicación de la capacidad ferroviaria favorece a Renfe-Operadora

Subraya que se puede impedir la entrada de nuevos operadores al mercado
La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha advertido de que el proyecto de adjudicación de la capacidad ferroviaria es susceptible de "generar una ventaja competitiva para el operador dominante (Renfe-Operadora)" y de que se "puede estar impidiendo la entrada de nuevos operadores al mercado y limitando los beneficios derivados de la liberalización del sector".
En un informe sobre el proyecto de Orden Ministerial, cuya norma está dirigida a adaptar la normativa española a lo dispuesto en la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en materia de asignación de capacidad, el regulador considera que la propuesta debería plantear una revisión "más profunda sobre los criterios de asignación de capacidad, con el objetivo de incrementar su fundamentación económica".
La asignación de la capacidad ferroviaria es el proceso por el que se habilita a los operadores ferroviarios a acceder a un determinado tramo de la red en un horario definido. Si la red está congestionada, la normativa contempla un orden de prioridades en la adjudicación de la capacidad.
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró recientemente que la normativa vigente en España es contraria a la Directiva Europea por dar demasiada discrecionalidad al Ministerio de Fomento en la asignación de la capacidad y por favorecer al operador incumbente.
En su informe, la CNMC valora de manera positiva que en el nuevo proyecto de Orden Ministerial se eliminen los criterios contrarios a la Directiva Europea, aunque advierte de que "aún persisten en la Orden una serie de elementos susceptibles de privilegiar" a Renfe-Operadora.
De esta manera, el organismo presidido por José María Marín Quemada considera que estos elementos deberían eliminarse o relegarse a últimos lugares en el orden de prioridad.
En concreto, para la CNMC, la mayor parte de estos criterios (existencia de infraestructuras especializadas, servicios de interés público, servicios internacionales, acuerdos marco existentes, solicitudes de una misma franja horaria varios días a la semana o en sucesivas semanas del período horario) son susceptibles de generar una ventaja competitiva para el operador dominante (Renfe-Operadora), ya que "resultará más difícil para otros competidores cumplir dichos criterios, bien por cuestiones normativas o por cuestiones relacionadas con el volumen de tráfico".
RELEGA AL ÚLTIMO LUGAR LA EFICIENCIA DEL SISTEMA.
Además, subraya que la Orden relega al último lugar de los criterios de prioridad la eficiencia del sistema, "con lo que se puede estar impidiendo la entrada de nuevos operadores al mercado" y limitar los beneficios derivados de la liberalización del sector, circunstancia que, recuerda la CNMC, "no acontece en la regulación de otros países".
Así, Competencia señala que en un análisis comparado con los países de la UE-6 se observa que en muchos casos prima el criterio de eficiencia económica en el orden de asignación de capacidad, e incluso en el caso alemán se prevé un proceso de concurrencia competitiva, para asegurar una adjudicación próxima a un mercado liberalizado.
Por ello, el regulador considera que más allá de los ajustes necesarios para adaptar los criterios de asignación a lo dispuesto en la sentencia del TJUE, habría que plantear una revisión del resto de criterios en la asignación de capacidad, con el objetivo de aumentar su fundamentación económica y beneficiar la entrada de nuevos operadores al mercado.