Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC, contraria a que la ley obligue a los arquitectos a colegiarse para ejercer

El regulador considera que el acceso a la profesión es "especialmente restrictiva" con respecto a los países del entorno
La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera que la regulación sobre la profesión de arquitecto es "especialmente restrictiva" en España y se muestra en contra de que el nuevo real decreto que prepara el Gobierno sobre la materia obligue a colegiarse para ejercer esta actividad.
En concreto, el regulador critica que el proyecto de real decreto parta de la idea de que la de arquitecto es una profesión de colegiación obligatoria. Por este motivo, recomienda "una revisión de dicha asunción automática de colegiación obligatoria".
Además, la CNMC ve necesario otras medidas equivalentes, como la de representación institucional exclusiva de los arquitectos o la limitación de los listados de peritos judiciales a colegiados. Además, pide cautela a la hora de interpretar las medidas conducentes a evitar el intrusismo profesional.
El organismo presidido por José María Marín Quemada realiza estas consideraciones en un informe acerca del proyecto de real decreto por el que se aprueban los Estatutos Generales de los Colegios de Arquitectos y su Consejo Superior.
Las restricciones en la regulación de esta profesión, superiores a los países del entorno, son mayores en las reservas de actividad, señala la CNMC, antes de considerar que, ante estas circunstancias, su evaluación debe realizarse precisamente a partir de estos elementos limitadores de la competencia.
El regulador también percibe dificultades de acceso a la colegiación y echa en falta una "referencia clara de la orientación a costes de las mismas (con la excepción de las cuotas de inscripción) y la existencia de un incentivo expreso a la eficiencia en la gestión".
En cuanto a las demarcaciones y agrupaciones de arquitectos, considera que puede suponer reservas de actividad adicionales por razón del territorio (demarcaciones) o especialidades (agrupaciones de arquitectos). Por este motivo, recomienda su replanteamiento.
En lo referido a las restricciones de ejercicio de la profesión, considera que la fijación de criterios orientativos para la tasación de costas judiciales incluida en el borrador tiene un "complejo encaje normativo" y "conlleva considerables riesgos anticompetitivos".
El regulador recomienda eliminar estos preceptos de la norma, ya que podrían indirectamente "homogeneizar los precios y tarifas cobrados por los profesionales" y limitarían su capacidad para utilizar el precio como herramienta de diferenciación.
HONORARIOS.
Sobre las directrices generales de coordinación y recomendaciones en materias de interés común del Consejo Superior de los Colegios de arquitectos, advierte de que las recomendaciones de la norma sobre honorarios son susceptibles de sanción conforme a la normativa de competencia.
La norma restringe además el ejercicio de la profesión en forma societaria, lo que para la CNMC constituye una restricción a la libertad de empresa y al libre acceso y ejercicio de la profesión no justificada en cuanto a su necesidad, proporcionalidad y no discriminación.
También se muestra partidaria de revisar la exigencia de comunicación al Colegio en caso de sustitución de profesionales y mantener las debidas cautelas en la exigencia de visados de conformidad con la normativa de competencia.
OTRAS RESTRICCIONES.
Por último, aprecia otras restricciones asociadas a los niveles mínimos de calidad en la presentación de trabajos, el asesoramiento sobre las condiciones de contratación, control de calidad y seguimiento de obras, así como la previsión de suscripción de convenios con las Administraciones Públicas para la comprobación documental, técnica o de cumplimiento de la normativa aplicable.
En todo caso, el organismo realiza una valoración global positiva del borrador del real decreto, pese a recordar que esta actividad está pendiente de una profunda reforma normativa.