Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC multa con 862.375 euros a cinco operadores por uso inadecuado de la numeración en SMS premium

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado con 862.375 euros a cinco empresas por emplear diferentes números de SMS premium para fines distintos a los declarados en sus solicitudes y para los que no estaban autorizados, informó el organismo encargado de velar por la competencia.
En concreto, ha multado a Arabbesko Madrileña con 1.775 euros, a Comercial Polindus (626.500 euros), a Iebolina Tradicional (207.800 euros), a Nextcard-Consultores e Serviços (22.800 euros) y a Promóvil Telecomunicaciones con 3.500 euros.
La conducta infractora consistía en que, una vez que un usuario remitía un SMS a unos determinados números o contestaba a un mensaje recibido en el móvil que incitaba a responder, las empresas no le suministraban un contenido premium descargable (por ejemplo, una melodía) sino que se iniciaba una conversación con ese usuario con el objetivo de aumentar el consumo mediante el incremento del número de SMS premium intercambiados.
La diferencia en las cuantías de las multas impuestas finalmente a las empresas infractoras se debe, entre otros motivos, a la cantidad de números de SMS utilizados, a los distintos importes ingresados como consecuencia o con ocasión de la infracción cometida y al periodo que duró la comisión de la infracción, elementos que fueron sustancialmente más elevados o prolongados en los casos de los operadores Iebolina y Polindus frente a los del resto de operadores.
El incumplimiento de las condiciones determinantes de la adjudicación y asignación de numeración supone una infracción grave tipificada en el artículo 77.19 de la Ley 9/2014, de 9 de mayo, General de Telecomunicaciones.
La decisión puede ser recurrida ante la Audiencia Nacional en el plazo de dos meses.