Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC recurre las ordenanzas del taxi de las ciudades de Málaga y Córdoba

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha admitido a trámite los recursos interpuestos por la CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia) contra las ordenanzas del taxi de Málaga y Córdoba, un recurso presentado por la CNMC porque ésta considera que "restringen la competencia y eso encarece el servicio en contra del bienestar de los ciudadanos".
En una nota, la CNMC ha indicado que previamente a la interposición del recurso, el pasado 23 de julio la CNMC formuló un requerimiento previo a los ayuntamientos de Málaga y de Córdoba para que modificaran o anularan las modificaciones que habían introducido en sus ordenanzas.
Dicho requerimiento no ha sido atendido y, en consecuencia, la CNMC ha impugnado las dos ordenanzas ante el TSJA.
La Comisión ha asegurado que "está legitimada para impugnar actos de las administraciones públicas y las disposiciones de rango inferior a la ley de los que se deriven obstáculos para la competencia en perjuicio de los ciudadanos".
Ha precisado que las principales restricciones que se han impugnado son "restricciones cuantitativas a la entrada de taxis, puesto que los ayuntamientos han fijado un número máximo de licencias de taxi que pueden operar en los términos municipales", una decisión que "limita la entrada, fracciona el mercado, reduce la disponibilidad y variedad de vehículos, aumenta el tiempo medio de espera, y limita la competencia entre los operadores".
Otras "restricciones", a juicio de la CNMC, son "las restricciones al libre establecimiento del precio, pues la normativa incluye un precio fijo que impide a los operadores competir libremente y bajar o modificar
precios de los servicios en perjuicio de los usuarios".
Otra restricción es "la participación de las asociaciones de titulares de licencias de taxi en las decisiones administrativas sobre el número de taxis o el nivel de los precios", un procedimiento administrativo que "captura al regulador y evita que los operadores compitan entre sí, perjudicando a los usuarios".
Alude además a la existencia de "requisitos injustificados sobre la organización de los operadores, pues, entre otras, se exige que el titular de una licencia sea una persona física o bien un miembro de una cooperativa, que sólo pueda disponer de una licencia como máximo y que se dedique exclusivamente a la prestación de servicios de taxi".
Asimismo, ha hecho referencia a la existencia de "requisitos injustificados relativos a la calidad y seguridad, tales como que el
vehículo no tenga más de dos años de antigüedad, entre otros", unas "restricciones" que "limitan la innovación tecnológica y frenan los nuevos servicios que proporciona la economía colaborativa que están modernizando el transporte de viajeros y abaratando los servicios a los ciudadanos".
"Los nuevos límites introducidos son un ejemplo de mala regulación que configuran un régimen de monopolio en los servicios de taxi que resulta muy costoso en términos de bienestar", a juicio de la CNMC.
COSTE PARA LOS USUARIOS
Ha precisado que los informes económicos realizados indican que podrían tener un coste para los usuarios al menos de 4,4 millones de euros al año en Málaga y de 2,5 millones de euros al año en Córdoba.
La CNMC ha dejado claro que estas estimaciones económicas "son conservadoras, en la medida en que no incorporan otros perjuicios como un mayor tiempo medio de espera para los usuarios o las ineficiencias que provoca un régimen de monopolio".
Ha apuntado que "la capacidad de actuación de la CNMC para favorecer la buena regulación se recoge en la Ley 3/2013, de 4 de junio, de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y en la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de garantía de la unidad de mercado", que es un instrumento "para promover la competencia, mejorar las normas y aumentar el bienestar de los ciudadanos".