Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMV busca completar el semáforo de riesgos de productos financieros a través de una circular

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) desarrollará una nueva circular de advertencia sobre productos no adecuados para minoristas con la que pretende completar la orden ministerial en la que se detalla el semáforo de riesgos de productos financieros, al entender que no se incluyeron algunas categorías.
Durante la presentación del Plan de actividades de la institución para 2016, Rodríguez ha augurado que el texto podría estar listo en el primer semestre de año y ha recordado que su intención es que el inversor pueda saber más sobre el riesgo que corre a la hora de contratar determinados productos.
El supervisor ha comenzado a trabajar con los informes que realizó el Consejo de Estado en tres líneas relacionadas con instrumentos que con carácter general no resultan adecuados para inversores, con el impacto de los costes de comercialización en el precio del producto y con los escenarios de rentabilidad su posible ocurrencia en el futuro.
La presidenta de la CNMV ha insistido en que "es imprescindible" que el inversor que se acerca a un producto financiero conozca los riesgos a los que se expone teniendo en cuenta el actual contexto de tipos de interés bajos. "Cada uno puede asumir el riesgo que quiera, pero, por lo menos, saber a qué se enfrenta", ha añadido.
Este documento completará a la orden ministerial sobre información y clasificación de productos financieros para proteger al pequeño inversor, destinado a garantizar que los particulares conozcan los riesgos asumidos con estas contrataciones.
La orden fija una clasificación de productos mediante una escala de seis colores, conocidos como semáforos, o de números del 1 al 6. Las entidades serán las que realicen la clasificación, cuya información deberá entregarse al cliente antes de la comercialización.
El sistema de semáforos o números alertará sobre el riesgo de depósitos, bonos, acciones, seguros y planes de pensiones, mientras que no estarán incluidos los fondos de inversión ni la deuda pública nacional de las comunidades autónomas y de los socios de la UE.