Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CNT anuncia una nueva campaña de movilizaciones y rechaza el "pactismo" de CC.OO. y UGT

CNT iniciará en las próximas semanas una nueva campaña de movilizaciones en respuesta a la reforma laboral y a los recortes, según ha indicado el sindicato, que ha abogado por la "acción directa" en las calles y el los trabajos y ha rechazado el "pactismo" de CC.OO. y UGT.
En concreto, el próximo 30 y 31 de agosto, CNT realizará acciones y movilizaciones ante las oficinas del "desempleo" a nivel estatal, para denunciar la situación de paro masivo que está provocando la política del Gobierno, los recortes en la protección a los trabajadores en paro y para defender las alternativas de este sindicato ante este problema.
Asimismo, CNT ha explicado que los días 13 y 14 de septiembre se movilizará contra la banca, "impulsora y principal beneficiaria" de las políticas de recortes impuestas por los distintos gobiernos.
"La llamada crisis económica no es sino la forma cotidiana de funcionamiento del capitalismo, gestionado por élites decididas a suprimir las conquistas obreras y populares, en un desesperado intento por mantener a flote un barco que hace aguas a ojos vista", ha indicado CNT.
El sindicato ha rechazado las conclusiones y propuestas de la 'Cumbre Social', impulsada desde CCOO y UGT. "Estos dos sindicatos (...) se limitan a proponer ahora una ambigua vuelta a una situación anterior a la crisis, algo que deja clara que su pretensión principal es que el Estado les siga reconociendo su papel de mediadores y apaciguadores de la conflictividad social", ha afirmado.
Por otra parte, CNT ha hecho un llamamiento a otras organizaciones sindicales "combativas", a los movimientos sociales y a los trabajadores para extender la huelga del 26S, convocada en Euskadi y Navarra por los sindicatos ELA y LAB, a todo el Estado.