Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CSI-F ve "muy pequeña" la oferta de empleo público de este año y pide un plan de recursos humanos

El presidente de CSI-F, Miguel Borra, ha valorado de forma positiva la intención del Gobierno de empezar a crear empleo en el sector público, pero ha calificado de "muy pequeña" la oferta de empleo público (OEP) planteada por el Ejecutivo para este año.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha avanzado que la OEP comprenderá 238 nuevas plazas para la Agencia Tributaria y 210 para la escala de funcionarios locales, así como un número importante de plazas reservadas para promoción interna en los Cuerpos de la Administración del Estado.
Borra, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, ha insistido en que se trata de un número insuficiente de plazas, aunque entiende que es positivo que el Gobierno empiece a pensar en el empleo público. "Puede marcar un cambio de rumbo", ha señalado.
No obstante, el presidente de CSI-F ha denunciado que hay ámbitos de la administración pública donde existen problemas de personal desde hace tiempo, y ha citado entre ellos las residencias del Imserso, el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y la Dirección General de Tráfico (DGT), entre otros.
Por ello, Borra ha reclamado al Gobierno la puesta en marcha de un "auténtico" plan de recursos humanos para solventar los problemas de plantilla. Y es que, según ha recordado el presidente de CSI-F, desde que comenzó la crisis se han destruido casi 400.000 empleos públicos y la tasa de reposición se ha reducido a cero "en prácticamente toda la administración pública", lo que significa que ningún funcionario que se jubile es reemplazado por otro. Sólo en algunos sectores estratégicos, como la Sanidad, se reponen empleados públicos, pero únicamente uno por cada diez que se jubilan.
Borra ha subrayado que la pérdida de los empleados públicos se está notando en los servicios públicos, por ejemplo, en la educación, donde hay más niños por clase y se han perdido clases de refuerzo por falta de personal. También se está apreciando el recorte de funcionarios en los hospitales, donde han aumentado las listas de espera.
El presidente de CSI-F ha recordado que en los últimos años, además de haberse destruido mucho empleo en el sector público, los funcionarios han sufrido recortes y congelaciones salariales, aumentos de jornada y reducción de los días de libre disposición, conocidos como 'moscosos'.
"SOMOS UN OBJETIVO FÁCIL".
Ahora, el Gobierno les ha devuelto dos de los tres 'moscosos' que les quitó en su día, pero Borra no quiere que todo venga con "cuentagotas": "Lo que pedimos es una hoja de ruta consensuada en el tiempo, razonable, para que los empleados públicos recuperen sus condiciones laborales", ha afirmado el presidente de CSI-F, que ha precisado que no sólo se trata de recuperar todos los 'moscosos' perdidos, sino también, por ejemplo, de que se les devuelva la parte devengada de la paga extra de 2012 que les fue suprimida, tal y como están ordenando numerosas sentencias judiciales.
Borra ha lamentado que se haya utilizado a los 2,4 millones de empleados públicos que hay en España como "cortinas de humo". "Somos muchas veces un objetivo fácil. Se nos ha utilizado por parte de políticos de todo signo para desviar la atención y parece que tenemos la culpa de todo", ha criticado.
El presidente de CSI-F, que ha negado que los empleados públicos sean unos "privilegiados", ha denunciado que los partidos políticos, cuando llegan al poder, "abusan de los puestos de libre designación", pero ha dejado claro que los funcionarios "no están al servicio de los partidos políticos, sino de la sociedad".
Para contribuir a acabar con ese "sambenito" que se ha colocado a los empleados públicos, Borra ha aseverado que su sindicato está "total y absolutamente a favor" de evaluar el trabajo que hace el colectivo, y no sólo eso, sino que un "porcentaje altísimo" de empleados públicos apoyarían estas evaluaciones.