Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caixabank avisa de que la incertidumbre puede tener efectos negativos en el crecimiento si se prolonga

Estima que el déficit público pudo superar el 5% en 2015, más de lo que espera el Gobierno
El Servicio de Estudios de Caixabank (Caixabank Research) ha avisado de que la incertidumbre política puede generar efectos negativos en el crecimiento económico si se prolonga en el tiempo, puesto que la economía española sigue siendo "muy vulnerable" a los cambios de sentimiento de los inversores internacionales, dada su elevada posición deudora y el desequilibrio de sus cuentas públicas.
En un informe de Caixabank Research recogido por Europa Press, la entidad recuerda que el índice de sentimiento económico de la Comisión Europea sugiere que la confianza de los agentes siguió en cotas elevadas en enero, aunque con una ligera corrección a la baja. A su parecer, esta visión menos optimista de los indicadores de sentimiento podría reflejar una mayor inquietud a causa de las turbulencias financieras internacionales y la situación política española.
Sin embargo, asegura que por el momento la recuperación económica está manteniendo la intensidad, puesto que los indicadores de oferta y demanda siguen sorprendiendo al alza a pesar de la inestabilidad. Además, la creación de empleo fue enérgica en el cuarto trimestre, la renta bruta de los hogares mejoró y la demanda de crédito se mantuvo al alza.
Además, la senda de recuperación del mercado inmobiliario se mantiene, apoyada por el fuerte incremento de la demanda de crédito para la adquisición de vivienda, y la inflación ha vuelto a caer por los precios de la electricidad y la energía. Asimismo, la rebaja del precio del petróleo y la balanza comercial favorecerán el saldo por cuenta corriente en 2016.
Por todo, el Servicio de Estudios de la entidad financiera asegura que las perspectivas para 2016 son "positivas" y que el PIB podría crecer un 2,8%, aunque las cifras presentan "considerables riesgos" a la baja. A su parecer, la buena marcha de la actividad se sustentará en que los factores que impulsaron el PIB en 2015 --el crudo, la rebaja fiscal, la política monetaria expansiva y la depreciación del euro-- se mantendrán en 2016, aunque en menor medida.
EL DÉFICIT, POR ENCIMA DEL 5%
Por otro lado, Caixabank analiza la evolución del déficit público a lo largo del año 2015, y adelanta que podría haberse situado por encima del 5% en el conjunto del ejercicio, medio punto más de lo que espera el Gobierno (4,5%) y casi un punto por encima de la cifra pactada con Bruselas (4,2%).
Según la entidad, resulta "llamativa" la evolución de las cuentas públicas en un contexto económico "significativamente mejor" que el previsto en los Presupuestos del Estado, puesto que el PIB ha crecido finalmente un 3,2% frente al 2% que figuraba en el cuadro macroeconómico con el que se elaboraron las cuentas de 2015. Además, el entorno de tipos bajos propiciado por el Banco Central Europeo (BCE) ayudó a contener los gastos por intereses.
MEDIDAS EXPANSIVAS
A su juicio, la mejora de estas variables macroeconómicas debería haber permitido una reducción del déficit mayor a la prevista, pero la recuperación de los ingresos llevó al Estado a adoptar medidas de corte expansivo no contempladas en el Presupuesto, como el adelanto de la rebaja del IRPF y la devolución de un 25% de la paga extra de 2012 a los funcionarios.
Además, el impacto de la mejora económica en las cuentas de la Seguridad Social ha sido "limitado", puesto que los ingresos por cotizaciones se vieron afectados por las nuevas bonificaciones a la contratación, que limitaron el crecimiento de la recaudación. Sin embargo, el pago en prestaciones sí se contuvo por la caída del paro, pero no lo suficiente para compensar los menores ingresos.
NUEVAS FÓRMULAS PARA LA SEGURIDAD SOCIAL
En este sentido, Caixabank Research cree que la desviación presupuestaria de la Seguridad Social en 2015, un año en el que la tasa de paro se redujo más de dos puntos, debería hacer reflexionar sobre la necesidad de explorar nuevas fórmulas que aseguren la sostenibilidad del sistema.
En cualquier caso, la entidad asegura que el impulso fiscal que recibió la economía en 2015 fue "notable" y ayudó a mejorar la confianza en la capacidad de crecimiento del país. Sin embargo, el escaso ajuste del déficit pospone un año más la estabilización del nivel de deuda pública. A su parecer, es "imprescindible" que se aproveche el viento de cola para sanear las cuentas públicas y así poder adoptar una política fiscal contracíclica cuando el viento vuelva a soplar de cara.