Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cámara de Diputados argentina aprueba el acuerdo con Repsol sobre YPF

La Cámara de Diputados de Argentina ha aprobado el acuerdo entre el Gobierno y Repsol sobre la indemnización por la expropiación hace dos años de un 51% de YPF, con lo que concluye el trámite parlamentario de ratificación del arreglo alcanzado a finales de febrero.
El visto bueno de la Cámara Baja se produce cerca de un mes después de que el Senado diese su aprobación al acuerdo. La decisión del Congreso llegó al término de un debate concluido de madrugada y contó con 135 votos a favor y 59 en contra, según indica la prensa argentina.
En virtud de este acuerdo, Repsol recibirá bonos argentinos por 5.000 millones de dólares que podrá canjear por un mínimo de 4.670 millones en efectivo. Contará además con garantías suficientes que eviten la devaluación de estos bonos.
El acuerdo se presenta bajo el nombre de 'Convenio de Solución Amigable y Avenimiento de Expropiación' e incluye el desistimiento recíproco de las acciones judiciales y arbitrales interpuestas, así como la renuncia a nuevas reclamaciones.
La principal garantía consiste en el reconocimiento por parte de Argentina de una deuda pública por valor de 5.000 millones de dólares que no quedará extinguida hasta que Repsol haya recibido enteramente la compensación.
Los títulos de deuda pública que se entregarán a Repsol estarán articulados en torno a dos paquetes, uno fijo, con un valor nominal de 5.000 millones de dólares, y otro complementario, por importe máximo de 1.000 millones de dólares.
La entrega del paquete complementario se realizará en caso de que el valor de mercado de los bonos entregados a Repsol se sitúe por debajo de 4.670 millones de dólares. Su entrega se producirá en la cantidad suficiente para alcanzar este suelo mínimo.
La compañía española podrá decidir libremente enajenar los bonos. De hecho, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ya ha anunciado que la intención de la petrolera es vender estos bonos en un plazo de dos años.