Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Canal de Isabel II iniciará un proceso de arbitraje para reclamar entre 7 y 10 millones al expropietario de Emissao

Podría emprender otras acciones judiciales si se detectaran "otro tipo de delitos"
El Canal de Isabel II iniciará un proceso de arbitraje en Brasil para formular una reclamación de entre 7 y 10 millones al expropietario de Emissao debido a que la compra de la empresa brasileña "se hizo sin conocer todos los datos" conforme a la realidad de la empresa.
Así lo han indicado en un desayuno informativo el presidente del Canal de Isabel II, Ángel Garrido, y el director general Rafael Prieto, que han explicado que se van a reclamar contingencias al propietario que suscribió la venta de Emissao en 2013 mediante un procedimiento de arbitraje en virtud de una cláusula pactada cuando se negoció la compraventa del 75 por ciento de Emissao.
Canal de Isabel II entiende que en el momento de la compra de Emissao, cuyo precio de venta fue de 21,5 millones de euros, "existían elementos que no estaban recogidos en la contabilidad de la compañía" como "activos sobrevalorados y pasivos laborales y fiscales".
Según ha precisado el consejero, dentro de los planes de venta de las empresas de Canal en Latinoamérica, también está prevista la venta de Emissao y el proceso de arbitraje "no es excluyente" de esta venta.
Además, al margen de esta reclamación económica vía arbitraje, la empresa madrileña podría emprender otro tipo de acciones judiciales si se detectaran "otro tipo de delitos".
En cuanto a la situación de Emissao, el consejero ha explicado que "el año pasado fue bueno" y la empresa dio beneficios, pero ha apuntado que hay un deterioro del fondo de comercio que asciende a 8,1 millones de euros. Es decir, que Canal no recuperaría del entorno de los ocho millones de euros.
El director general ha indicado que no se refieren a si Emissao estuvo "mal o bien comprada", sino a "cómo" se hizo y si había elementos para conocer cuánto valía la empresa. Ahora han hecho un estudio y "lo que dicen las cifras es que después de estar operando dos años y medio no recuperarían esos ocho millones que se han deteriorado". "Se sobrevaloró", ha apostillado.