Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cañete estima que el aumento de cuota de merluza que se pide supondrá hablar de porcentajes superiores al 40%

Mantiene su rechazo al acuerdo con Mauritania por excluir a la flota cefalopodera gallega
El ministro de Agricultura, Alimentación Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha explicado que, a la vista de la mejora del estado del stock de merluza del Norte, España pedirá a Bruselas un aumento de la cuota. "Estamos hablando de porcentajes superiores al 40 por ciento, pero habrá que ver los datos definitivos y las propuestas que la Comisión Europea pone encima de la mesa", apuntó preguntado por las cifras.
En declaraciones a los medios en Vigo, donde clausuró el Congreso Mundial de Pescado Blanco coorganizado por Conxemar y la FAO, Arias Cañete también explicó que se estudiará la información que tengan los científicos y que ésta será contrastada con la que poseen los científicos españoles. Así, apuntó que "España siempre demanda el máximo que permite el estado biológico de los recursos".
Del mismo modo, explicó que, si bien será en diciembre cuando se planteará "con toda su intensidad" la negociación del futuro stock, también se está planteando la posibilidad "de pedirlo antes de diciembre".
El ministro destacó que, además de la merluza, "en general, todos los stocks que afectan a la flota española han mejorado sustancialmente" y, en ese sentido, insistió en que la posición del Gobierno central será "reivindicar el máximo que permita el estado biológico de los stocks".
Así, abogó por "una pesca prudente pero agotando el máximo de posibilidades pesqueras" ya que "el sector ha hecho un ejercicio de responsabilidad" y "ha cumplido con unas cuotas que han sido muy duras en algunos segmentos de flota".
Por ello, aunque admitió que "no será fácil" conseguir los objetivos a los que España aspira en el consejo de TACs y cuotas de pesca de diciembre, destacó que esta vez "los datos biológicos dan una posición mucho mas fuerte, porque en otras ocasiones se ha llegado con datos malos o datos inciertos".
Finalmente, indicó que a veces son predominantes los criterios medioambientales sobre las tesis económicas y sociales, pero que él es partidario de "buscar un equilibrio" entre la actividad extractiva y la sostenibilidad medioambiental.
MAURITANIA
Por otra parte, sobre el acuerdo pesquero entre la UE y Mauritania que se encuentra en tramitación y que excluye a la flota cefalopodera gallega, Arias Cañete mantuvo su posición de que el stock de pulpo en ese caladero "está en mejores condiciones" y que, por tanto, la postura española es contraria a ese protocolo.
Así, destacó que, si bien hay otros segmentos de flota que no están perjudicados y "van a pedir licencias" para poder faenar, el Ejecutivo español es "consciente de que hay una flota que tiene muchos problemas". "Sin perjuicio de que trabajemos en otros acuerdos pesqueros para la reubicación de esta flota, como hemos hecho siempre que se ha cerrado un caladero, somos conscientes de la dificultad", apuntó el ministro, quien indicó que se sigue pidiendo a la Comisión Europea que "reconsidere su posición".
"En este momento en que hay un trámite parlamentario en el que hay que ponderar todo el acuerdo en su conjunto, consideramos que la falta de oportunidades para la flota cefalopodera es motivo suficiente para que el Gobierno español no pueda dar su visto bueno a la ratificación del protocolo", insistió.
ATÚN
Por otra parte, sobre las negociaciones de acuerdos comerciales entre Europa y Tailandia que puedan incluir exenciones arancelarias para las importaciones de conservas de atún, Arias Cañete recordó que el Gobierno está siguiendo muy de cerca estas conversaciones -también en los casos de Singapur y Filipinas_y que está pidiendo a la Comisión Europea "enorme prudencia" y que se tenga en cuenta este producto como "sensible".
Así, demandó que se proteja a la industria comunitaria frente a "exportaciones masivas de productos que se obtienen en una concurrencia desleal con un dumping social que impide concurrir en igualdad de condiciones".