Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caruana (BPI) cree que mantener los tipos bajos durante mucho tiempo provocará más inestabilidad financiera

Aboga por combinar políticas para ganar productividad y rentabilidad
El director general del Banco de Pagos Internacionales (BPI), el español Jaime Caruana, ha afirmado este lunes que, si los tipos de interés bajos e incluso negativos actuales "se mantienen durante mucho tiempo, provocarán nuevas causas de inestabilidad financiera", así como un aumento excesivo de la deuda pública y privada.
En una conferencia en Iese sobre la nueva normalidad en los mercados financieros, el directivo de la entidad que coordina a los bancos centrales mundiales ha considerado que los tipos bajos forman parte de la situación de desequilibrio, no del nuevo equilibrio: "No es una situación normal y no es necesaria".
En declaraciones posteriores a la prensa, ha defendido la gestión de los bancos centrales durante la crisis, porque, si no, "la situación sería mucho más complicada" ahora; pero ha añadido que, tras un largo periodo con tipos bajos, se presentan nuevos riesgos de inestabilidad financiera por este motivo.
Ha constatado que "es una situación anormal; no son tipos de equilibrio", aunque ha destacado que es competencia de cada banco central la decisión de aprobar subidas, a partir del análisis de la economía de su región.
AÚN HAY "TRANSICIÓN"
En su conferencia, Caruana ha explicado que el mundo está todavía en una etapa de "transición", aunque la crisis financiera empezó hace una década y se hayan tomado muchas medidas desde entonces, y augura que la nueva normalidad será diferente a la anterior, pero no se sabe todavía cómo será.
En todo caso, ha apuntado que el desendeudamiento es parte de la solución, y es más optimista que otros organismos respecto a la tendencia a la baja de la productividad y la rentabilidad: "Creo que, con la combinación correcta de políticas, podemos aumentarlas".
Caruana también ha indicado que uno de los motivos de la crisis es que no se pensó a largo plazo, por lo que hay que "pensar más allá de los próximos meses" en la toma de decisiones.
Ha incidido en que los riesgos sistémicos están cambiando, y hay que contar con "cojines" de seguridad antes de que llegue la próxima crisis, para poder afrontarla y reaccionar con celeridad.
Ha puesto ejemplos de desafíos, como la "Ilusión de liquidez" en los mercados, con miles de órdenes que se cancelan en cuestión de microsegundos; y, en el sector financiero, ha ejemplificado que los bancos operan globalmente pero quiebran nacionalmente.