Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castilla y León aclara que la ayuda a Panrico aún no se ha materializado y que tendrán que mantener empleos

El portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, ha aclarado este jueves que la ayuda concedida a la empresa Panrico por una cantidad superior a los 700.000 euros aún no se ha materializado y ha advertido de que para el pago de esa cantidad se tendrán que cumplir todas las condiciones pactadas, como es el caso del mantenimiento de los empleos en la planta de Valladolid.
De este modo se ha pronunciado el portavoz de la Junta a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno respecto a la situación actual de los trabajadores de Panrico --4.000 en las distintas fábricas en España, unos 200 en Valladolid-- a los que se adeudan algunos salarios.
De Santiago-Juárez ha admitido que Panrico puede estar pasando por dificultades como muchas otras empresas en España y ha aprovechado la ocasión para aclarar que la ayuda de 700.000 euros comprometida por la Junta para favorecer el mantenimiento de la actividad en la planta de Valladolid no era nueva sino que procede de unas ayudas antiguas concedidas en ejercicios como 2004 y 2008 de las que la empresa no hizo uso entonces y que han sido "repescadas".
Del mismo modo, ha reiterado que la Junta de Castilla y León aún no ha materializado una cantidad que está ligada al cumplimiento de una serie de condiciones, como el mantenimiento del empleo. "Si se produce el acuerdo le llegarán --las ayudas--. Si no se mantiene el empleo no habrá ayuda", ha sentenciado De Santiago-Juárez, que ha recordado que los trabajadores también asumieron el compromiso de rebajarse el sueldo.
En este sentido, ha defendido que la obligación de la Junta es velar por el mantenimiento del empleo y por conseguir que las empresas asentadas en Castilla y León se mantengan a flote y sigan adelante.
Dicho esto, ha apelado a la prudencia desde la premisa de que se trata de una "crisis" que se conoció hace 24 horas y para la que ha pedido tiempo para poder ver cómo se desarrolla y conocer si la empresa mantiene sus compromisos sobre el empleo.