Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña pierde 429 millones de facturación empresarial por la fuga de sociedades en dos meses

Los cambios de domicilio de empresas registrados en Cataluña en los dos primeros meses de 2016 han hecho perder a esta comunidad autónoma un tejido societario capaz de facturar 429 millones de euros al año, según datos mercantiles recogidos la agencia de rating española Axesor.
Conforme a este estudio, las sociedades que cambiaron hasta febrero su domicilio social en Cataluña por otro situado en el resto de comunidades autónomas obtienen una facturación anual de 487 millones, al tiempo que las sociedades que llegaron a Cataluña generan 58 millones de euros al año.
Axesor obtiene las cifras de facturación a partir de los balances anuales entregados por las empresas en 2015 y correspondientes al año 2014. Los movimientos de empresas corresponden al periodo comprendido entre el 1 de enero y el 19 de febrero, y se refieren a cambios de domicilio social, lo que no implica necesariamente un cambio de domicilio fiscal.
En los dos primeros meses del año, las empresas que se marcharon de Cataluña ascendieron a 133, mientras que las que llegaron fueron 72, de modo que la pérdida neta fue de 61. De las que se fueron, 57 acabaron radicadas en la Comunidad de Madrid.
Los datos de Axesor muestran que las empresas que se marchan generan más valor que las que llegan. Mientras que el número de las que se reciben equivale al 54% de las que se van, la facturación que se recibe apenas es un 11% de la que se pierde.
En el caso de la Comunidad de Madrid, la marcha de empresas ascendió en los dos primeros meses a 114, si bien las que llegaron fueron 228, lo que convirtió a esta comunidad autónoma en la principal receptora de sociedades, por delante de las 51 que recibieron Andalucía y Valencia.
Las sociedades que se marcharon de esta comunidad autónoma aportan 407 millones de euros al año de facturación, pero las que llegan procuran 533 millones anuales.
Medido en facturación anual, Castilla y León junto a Andalucía, con 134 millones y 130 millones de euros, respectivamente, fueron las que sufrieron mayor pérdida en los dos primeros meses, frente a los 319 millones y 286 millones recibidos por Cantabria y Asturias, respectivamente.