Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca de 1.500 trabajadores de Tragsa exigen ante la sede del PP la readmisión de los despedidos, según UGT

Alrededor de 1.500 trabajadores de toda España de la empresa pública Tragsa han exigido este martes ante la sede del PP en la calle Génova la readmisión de los 555 empleados despedidos desde principios de año en el marco del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de la compañía, según estimaciones de UGT.
En concreto, miles de trabajadores se han desplazado a la capital española para asistir a esta concentración, organizada por UGT y CC.OO., que, además, ha coincidido con una jornada de huelga general de 24 horas en la compañía.
El secretario general de MCA-UGT, Carlos Romero, en declaraciones a Europa Press, ha agradecido la respuesta de los trabajadores a esta convocatoria.
Romero ha criticado la postura de la dirección de Tragsa, que después de negarse a negociar "en repetidas ocasiones", diga ahora que está dispuesta a hablar con los sindicatos cuando ya ha realizado numerosos despidos en el marco del ERE.
Pese a ello, el dirigente sindical se ha mostrado dispuesto a negociar con la empresa fórmulas no traumáticas para reducir la plantilla en forma de traslados, prejubilaciones, etc., pero siempre y cuando los trabajadores que ya han sido despedidos formen parte del acuerdo que se alcance con la dirección de Tragsa y puedan acogerse al mismo.
Tragsa ha cifrado el seguimiento de la jornada de huelga de este martes en un 24% a las 12.00 horas. La matriz del grupo de empresas públicas Grupo Tragsa sitúa en menos de una cuarta parte de los trabajadores los que están siguiendo esta huelga, según ha informado en un comunicado.
El paro de los trabajadores ha sido convocado por varias secciones sindicales, una vez finalizado el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y tras el comunicado de Tragsa del pasado jueves en el que daba por finalizado el ajuste y reducía el número de trabajadores afectados en un 58%.
El ERE ha afectado a 555 personas, el 5% de la plantilla total, integrada por 10.800 trabajadores, lo cual representa una reducción del 58% sobre los 1.336 despidos autorizados por la sentencia del Tribunal Supremo.
Dicha sentencia acordó, por unanimidad de los 14 magistrados del pleno del Tribunal Supremo, que el expediente era ajustado a Derecho, al entender que concurrían las causas económicas, organizativas y productivas que la Ley establece y que se negoció de buena fe por la empresa.