Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China podría incrementar en 5,6 billones su PIB en 2030 si basa su modelo de crecimiento en la productividad

China incrementará su Producto Interior Bruto (PIB) en 5,6 billones de dólares (4,92 billones de euros) adicionales en 2030 si decide orientar su modelo de crecimiento hacia la productividad en vez de hacia la inversión, según el McKinsey Global Institute (MGI).
En un informe, el MGI estima que el ritmo de expansión de la economía del país asiático sería del 2,9% anual de mantener el actual modelo de crecimiento, mientras que si lo orienta hacia la productividad la cifra se alzaría hasta el 5% anual.
"Empresas más productivas impulsarán la innovación y crearán puestos de trabajo sostenibles, algo fundamental para la transformación hacia una economía moderna basada en el consumo", comenta el economista senior del MGI Jeongmin Seong.
Los cálculos del instituto contemplan, además, que los ingresos totales de los hogares se multiplicarían por dos en los próximos quince años, hasta alcanzar los 15,9 billones de dólares (14 billones de euros), aproximadamente 5,1 billones (4,49 billones de euros) más que si el país mantiene el modelo de crecimiento actual.
Para ello, el gigante asiático debe abrir más sectores a la competencia, facilitar la reestructuración de las empresas, continuar desarrollando los mercados de capital e incrementar la cualificación de la mano de obra. Además, el MGI recomienda impulsar la demanda y acometer la desigualdad salarial, así como elevar la eficacia del sector público.
A pesar de que China ha logrado multiplicar por 25 su PIB y más de 600 millones de personas han abandonado los niveles de pobreza desde 1980, estudios recientes demuestran que su modelo de crecimiento basado en las inversiones pierde impulso, con descensos tanto en la rentabilidad de los capitales, como en los retornos corporativos, al tiempo que los niveles de deuda se incrementan.
Así, el MGI alerta de que el modelo actual puede incrementar los niveles de deuda de mala calidad entre 310.000 y 460.000 millones de dólares (272.759 y 404.740 millones de euros, respectivamente) anuales, lo que provocaría una "sustancial e innecesaria" ralentización de los niveles de crecimiento.
"Nuestro estudio demuestra que China tiene los medios para atajar problemas futuros y completar su transición hasta convertirse en una economía avanzada, siempre que transforme su modelo de crecimiento hacia la productividad", concluye el director del MGI, Jonathan Woetzel.