Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chipre finaliza su programa de rescate sin recurrir al total de los 10.000 millones que le fueron concedidos

El programa de rescate a Chipre en el año 2013 ha finalizado este jueves tras haber empleado 7.300 millones de euros del máximo de 10.000 millones que le fueron concedidos y haber conseguido encauzar "su crecimiento económico y reparar sus finanzas mucho más rápido de lo esperado", según ha informado el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).
En concreto, el MEDE ha prestado 6.300 millones de euros a la isla en varios tramos, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) desembolsó 1.000 millones de euros. "Las autoridades chipriotas no necesitan los restantes 2.700 millones", ha destacado la entidad.
El presidente del MEDE, Klaus Regling, ha advertido de que el fin del programa de rescate no supone "el fin de la agenda de reformas de Chipre". "Se necesitan más esfuerzos para reducir el ratio de morosidad, continuar las reformas laborales y mantener la disciplina fiscal", ha subrayado.
Pese a ello, Regling ha felicitado al país por sus "logros" durante los últimos tres años- "El sector financiero de Chipre, que fue la principal causa de la crisis, ha sido reestructurado, recapitalizado y reducido", ha afirmado.
Además, Regling ha destacado que Chipre ha conseguido ganarse de nuevo "la confianza de los inversores" y volver al mercado de bonos, donde continúa financiando su deuda a tipos sostenibles". "Los préstamos del MEDE han dado el tiempo necesario a Chipre para realizar amplias reformas", ha subrayado.
Asimismo, el presidente de la entidad ha recordado que Chipre se ha convertido en el cuarto país por detrás de Irlanda, España y Portugal en finalizar un programa de rescate "sin solicitar asistencia financiera adicional".
La Unión Europea (UE) aprobó en 2013 el rescate a Chipre tras una larga jornada de negociaciones y ante el inminente vencimiento del plazo dado por el Banco Central Europeo (BCE) para cortar la liquidez a las entidades chipriotas, lo que habría provocado su bancarrota y la salida del país del euro.
Entre las reformas que ha abordado la isla estos años, el MEDE ha destacado el recorte del "excesivo" déficit mediante la reducción de los gastos e "incrementado la eficiencia" del gasto público, además de la reestructuración y disminución de sus instituciones financieras.