Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Christine Lagarde será investigada por la Justicia francesa por abuso de poder

Christine Lagarde, nueva presidenta del FMI. Foto: Reuterstelecinco.es
Según los diputados del opositor Partido Socialista, Lagarde favoreció al empresario Bernard Tapie (amigo del presidente francés, Nicolas Sarkozy) frente a Crédit Lyonnais en el caso de arbitraje por la venta de la compañía Adidas en 1993. El empresario había acusado a la entidad de engañarle cuando vendió su parte de Adidas.
Los parlamentarios socialistas enviaron una carta a Jean-Louis Nadal, procurador general en el Tribunal de Casación, para denunciar la decisión de la entonces ministra de Economía de recurrir a un tribunal de arbitraje para arreglar este asunto en vez de acudir a la justicia tradicional, concretamente al Tribunal de Apelaciones de París.
El pasado mes de mayo, Nadal remitió el caso a la comisión de peticiones del Tribunal de Justicia de la República por considerar que existían elementos susceptibles de constituir un "abuso de autoridad" por parte de la ministra en el arbitraje favorable a Tapie en julio de 2008.
Lagarde ha insistido en todo momento en que tiene "la conciencia totalmente tranquila" en un caso que, según ella, "no tiene ninguna sustancia de naturaleza penal". "Decida lo que decida la comisión de peticiones sobre las investigaciones, tengo exactamente la misma confianza y la misma serenidad", reiteró en julio cuando el Tribunal aplazó su decisión hasta hoy. Además, su abogado, Yves Repiquet, ha señalado que su cliente es totalmente ajena al procedimiento de arbitraje.
En julio de 2008, tres jueces árbitros, uno de los cuales ha visto su imparcialidad cuestionada, determinaron que Tapie debía recibir casi 400 millones de euros (285 millones más daños e intereses por los perjuicios morales). Lagarde aprobó esa decisión.