Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chrysler no cambiará sus planes en China tras el acuerdo con Fiat

Combo de dos fotografías de archivo en la que se ve el logo de la constructora estadounidense de carros Chrysler (i), tomada el 19 de febrero de 2007 en Frankfurt (Alemania), y el logo de la italiana Fiat, tomada el 24 de septiembre de 2008, en Hanover. EFEtelecinco.es
La filial china del fabricante estadounidense Chrysler no cambiará por el momento sus planes para China, tras formalizar ayer su alianza con la italiana Fiat, asegura hoy el diario oficial Shanghai Daily.
Chrysler aseguró que por ahora no prevé ningún cambio en sus planes de desarrollo para el país asiático, mercado en el que vende turismos, todoterrenos y mono-volúmenes bajo las marcas de Jeep, Dodge y la propia Chrysler.
Los planes de la firma para China, a corto plazo, se concentran en las importaciones de vehículos fabricados en Estados Unidos, sobre todo de la marca Jeep.
Por su parte, Fiat está relanzando su presencia en el país, donde confirmó este mismo mes que trabaja para crear una empresa mixta con la Corporación Industrial del Automóvil de Cantón (GAIC), con la que espera regresar al mercado chino, tras fracasar en 2007 su asociación con Nanjing Auto (NAC).
La futura empresa mixta entre Fiat y GAIC, socia también en el país de Toyota y Honda, planea invertir 4.300 millones de yuanes (468 millones de euros, 629 millones de dólares) en una fábrica de vehículos en la localidad cantonesa de Panyu.
El primer intento de Fiat por establecerse en China fracasó en diciembre de 2007 con la ruptura de su alianza con NAC, tras ocho años de colaboración, cuando la firma china fue absorbida por la Corporación Industrial del Automóvil de Shanghai (SAIC).
Tanto NAC como SAIC habían adquirido por separado los derechos de fabricación de varios modelos de la desaparecida compañía británica MG Rover.