Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Círculo Catalán de Negocios dice que la independencia reportaría 2.500 millones por apertura de embajadas

La independencia de Cataluña provocaría un impacto económico positivo de hasta 2.564 millones de euros en el sector inmobiliario de Barcelona por la demanda que se generaría por las nuevas embajadas y consulados durante los primeros cinco años, según un estudio del Cercle Català de Negocis (CCN) al que ha tenido acceso Europa Press.
El estudio sostiene que las representaciones diplomáticas de 143 países originarían una demanda de 401.070 metros cuadrados (equivalentes a 31,2 islas del Eixample) entre alquiler y compra, teniendo en cuenta no solo los edificios oficiales, sino también las residencias de los diplomáticos que se instalasen en Barcelona o las oficinas de las multinacionales.
El CCN considera que este hecho no provocaría una escalada especulativa de precios porque el incremento de la demanda se concentraría en un período limitado, para unos 150 clientes potenciales, e impactaría en zonas concretas de la ciudad y el Área Metropolitana.
El estudio estima que harían falta 1.117 residencias oficiales para atender las relaciones internacionales, y se cifra en 143 y 54 el número de nuevas embajadas y consulados respectivamente.
También se ha calculado que se realizarían 238 operaciones en el sector de las oficinas --en 2012 se realizaron 123-- y 939 en el mercado residencial.
Para determinar los datos, el estudio ha tenido en cuenta la representación de los estados en Barcelona y Madrid, la superficie de las delegaciones diplomáticas y el número de empleados en ciudades como Madrid, Bruselas, Amsterdam, Viena y Lisboa.
Se ha considerado que todos los estados con representación consular en Barcelona abrirán una embajada, y que no se podrán usar los mismos edificios porque las tareas de éstas son muchas más.