Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Codere amplía hasta el 3 de septiembre el tiempo para negociar con acreedores y evitar el concurso

Codere ha ampliado por decimotercera vez, ahora hasta el próximo 3 de septiembre, el tiempo para negociar con sus acreedores con el objetivo de alcanzar un acuerdo que evite el concurso, teniendo en cuenta que la prórroga para continuar con las negociaciones expiraba este miércoles.
En concreto, el grupo de juego privado ha suscrito nuevos acuerdos de 'standstill' o prórroga con sus acreedores, con duración hasta las 5.00 horas del próximo 3 de septiembre, según ha informado hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
No obstante, Codere ha precisado al organismo supervisor que, por acuerdo de la mayoría de los titulares de los bonos, podrá dejarse sin efecto este plazo con un preaviso de 24 horas a partir de las 5.00 horas del próximo 13 de agosto.
La compañía prevé un resultado bruto de explotación (Ebitda) consolidado en el rango de 190-210 millones de euros para el ejercicio 2014. Para el segundo trimestre del año, el grupo de juego privado indicó que su Ebitda se situará en el rango de 43-47 millones de euros, "comparado con 53,4 millones ex no recurrentes en el primer trimestre de 2014".
Codere presentó el preconcurso de acreedores a principios del pasado 2 de enero, por lo que el plazo de cuatro meses para llegar a un acuerdo o acogerse al concurso expiraba a principios de mayo.
El grupo de juego privado agotó el pasado 6 de febrero el plazo que tenía para la extensión de su crédito senior sin haber podido alcanzar un acuerdo con al menos la mitad de sus bonistas, condición que era necesaria para la ejecución de la prórroga.
En su oferta, los acreedores ofrecían una inyección de 400 millones de euros (200 millones de euros mediante un contrato de financiación senior y otros 200 millones de euros de una ampliación de capital) para pagar deudas vencidas y financiar sus iniciativas, en una reducción de su endeudamiento, que asciende a 1.039,6 millones de euros, en cerca de 365 millones y en permitir diferir en el tiempo, hasta en cinco años, futuros vencimientos.
Para ello, los bonistas, que se habían mostrado dispuestos a aceptar una quita del 35%, exigían recibir el 96,8% del capital de la sociedad, mientras que los actuales accionistas pasarían a ser titulares del 3,2%.
La oferta de los acreedores ha contado desde el principio con el rechazo del consejo de administración de Codere, controlado por la familia Martínez Sampedro, principales accionistas de la compañía con una participación del 63,7%.
De hecho, la compañía respondió con una contraoferta en la que se planteaba una nueva propuesta en la cual no se requería ninguna inyección de fondos y se recogía un periodo de carencia de intereses en los bonos emitidos en euros y dólares de 5,5 años (hasta diciembre de 2019), incorporando al monto adeudado lo debido por los cupones impagados desde diciembre de 2013.