Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colonial vuelve a repartir dividendo diez años después

La inmobiliaria participada por Villar Mir, abierta a comprar otras compañías para crecer
Colonial recuperará el pago de dividendo este año, tras una década sin retribuir a los accionistas, según anunciaron el consejero delegado de la inmobiliaria, Pere Viñolas, y su presidente, Juan José Brugera.
La compañía participada por el Grupo Villar Mir abonará 0,015 euros por acción a cuenta de 2015, ejercicio que ha cerrado con un beneficio de 415 millones de euros, gracias a los "record" logrados en los nuevos contratos de alquiler firmados y en la revalorización de su cartera de activos.
Colonial se convertirá así en la primera inmobiliaria de las que han conseguido superar la crisis que recupera el pago de dividendo, después de que ya lograra en 2015 ser la primera en lograr el 'investment grade' por una agencia de calificación.
Asimismo, con la recuperación del pago a los socios, la compañía completa definitivamente el proceso de saneamiento, reestructuración y vuelta al crecimiento que emprendió hace unos años y que supuso la entrada de nuevos socios en su capital.
En este sentido, el Grupo Villar Mir, primer accionista de Colonial con un 14,5% de su capital, recibirá unos 7 millones de euros del dividendo de la inmobiliaria, y el fondo soberano de Qatar cobrará unos 6,2 millones en virtud del 13% que tiene como segundo socio.
Colonial avanzó que propondrá a sus socios el reparto de dividendo, al que destinará un total de 47 millones de euros, en su próxima junta de accionistas tras lograr un "resultado histórico" en 2015.
RESULTADOS "HISTÓRICOS".
En concreto, la compañía obtuvo un beneficio neto de 415 millones de euros, un 15% inferior al de 2014, ejercicio que incluía los extraordinarios por la desconsolidación del negocio residual de vivienda y suelo.
El resultado neto recurrente, esto es, descontando extraordinarios y la revalorización de activos, se duplica (+121%) hasta situarse en 37 millones.
La ganancia de 2015 refleja el récord contabilizado en la firma de nuevos contratos de alquiler y la revalorización del 16% de la cartera patrimonial de la compañía, integrada por edificios de oficinas del centro de Madrid, Barcelona y París.
En cuanto a los alquileres, Colonial firmó nuevos contratos de arrendamiento que suman 163.000 metros cuadrados de superficie, un volumen que además arroja un incremento del 52% sobre 2014. Así, la compañía ingresó 231 millones por alquileres, un 9% más.
Respecto al valor de su cartera, al cierre de 2015, y según tasaciones independientes, se situaba en 6.913 millones de euros. De su lado, el endeudamiento de la inmobiliaria concluyó el año en 2.992 millones de euros, con lo que representa el 41,8% del valor de la cartera.
ABIERTO A COMPRAS.
Colonial está abierta a abordar eventuales adquisiciones de empresas en el marco de la estrategia de crecimiento que actualmente aborda, según apuntaron los dos primeros ejecutivos de la compañía que, por contra, rechazan convertir la empresa en una socimi.
Por el momento, la inmobiliaria mantendrá su política de invertir unos 300 millones de euros al año en adquisición de activos, en sus "mercados domésticos", esto es, Madrid, Barcelona y París, sin descartar posicionarse en otros mercados de oficinas europeos.